Los integrantes de SOM UN entrenan habitualmente en las instalaciones del Velòdrom Illes Balears. | Click

El pasado lunes nos acercamos al Velòdrom Illes Balears, invitados por SOM UN, un grupo de voluntarios que acompañan a personas con discapacidad a la hora de hacer deporte, quienes a su vez ayudan a otras personas con diversidad funcional. Por ejemplo, una persona ciega ayuda a caminar a una persona con movilidad reducida, mientras esta le va indicando por donde debe avanzar o le advierte si en el camino hay algún obstáculo que evitar.

Llegar es lo de menos

La presidenta del Consejo Territorial de ONCE en Balears, Carmen Soler, forma parte de SOM UN y participa en todas las pruebas que puede. Practica ciclismo, natación, marcha, carrera, y ayuda a caminar a Lucía Navarro, una persona con movilidad reducida, mientras esta se convierte en sus ojos, dirigiéndola a través de la ruta prevista. En el caso de que se canse caminando, Lucía se sienta en un silla específica, adaptada para ese fin, y desde ella continúa guiándola. Que no ha podido alcanzar la meta caminando. No importa. Lo que cuenta es que ha recorrido el camino hasta donde ha podido y, gracias a su guía, Carmen ha logrado culminar la carrera, el paseo, o lo que se haya propuesto. Lo mismo ocurre en la natación y el ciclismo, que son, como hemos apuntado antes, junto con la carrera –o paseo- las tres modalidades deportivas que practican, en las que, como decimos, lo de menos es llegar; lo importante es intentarlo.

El grupo de SOM UN ayuda a personas con discapacidad a practicar las tres modalidades del triatlón: nadar, pedalear y correr.

El origen de SOM UN

La otra tarde eran cinco las personas con discapacidad que entrenaban, además de cuatro voluntarios, ayudándose unos a otros. ¡Había que ver la ilusión con la que se entregaban! Entre los voluntarios se encontraba Nico Navarro, el fundador de SOM UN, quien nos contó cómo surgió la idea de crearlo: «El proyecto se gestó antes de que mi padre falleciera, en abril del 2016. Le habían diagnosticado una diabetes mal controlada, por la que, finalmente, le tuvieron que amputar las dos piernas, e ingresó en la Asociación Provincial de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados de Balears (Aspaym).

Una vez ahí, nos ofrecieron dos voluntarios para que pudiera pasear, aproximadamente unas dos horas, dos veces por semana. Su ayuda alivió a mi madre, sobre quien recaía la mayor parte de la presión de su cuidado. Por todo lo que supuso su ayuda, quisiera decirle a los voluntarios, que mi familia y yo les estaremos eternamente agradecidos».

Nadar, pedalear y correr

Viviendo en primera persona lo que supuso poder contar con voluntarios para casos como el de su padre, Nico nos cuenta que desde pequeño fue deportista, y que tiene una discapacidad en una pierna debido a un accidente de tráfico muy grave. «Sí, como he sido deportista desde pequeño, pensé que podría reunir a voluntarios, que a través del deporte pudieran ayudar a otras personas con discapacidad. Personas que no pudieran nadar, ir en bicicleta o, simplemente, caminar o correr.

Así fue como surgió SOM UN, cuya misión es ayudar a personas con discapacidad para que practiquen las tres modalidades del triatlón: nadar, pedalear y correr. Con todo esto damos visibilidad a personas con discapacidad en el ámbito deportivo y, a la vez, potenciamos sus capacidades. ¿De qué modo? Pues participando en eventos deportivos accesibles, ayudados por voluntarios, y ayudándose entre ellos».

Y en esas están ahora, como pudimos comprobar la pasada tarde en la segunda planta del Velòdrom Illes Balears, con cinco personas con discapacidad corriendo, ayudados por los voluntarios, o ayudándose entre ellos.

los voluntarios Elena, Germán, Nico y Pilar.

«Nuestra filosofía –añade Nico– es que nuestros deportistas lleguen hasta donde puedan. Es decir, si solo pueden nadar unos pocos metros, que lo hagan. Si solo pueden caminar cien metros, es suficiente. Lo importante es que si lo vuelven a intentar, consigan avanzar un poco más. Si no, tampoco pasa nada. Porque lo que cuenta, como digo, es que lo intenten, ya sea en el agua, corriendo o pedaleando».

En crecimiento

Unos meses después de crearse SOM UN, el grupo pasó a formar parte de la Federaciò d’Esports Adaptats de les Illes Balears (FESAIB), cuyo presidente, Toni Pomar, «nos orienta, entre otras cosas, sobre la autonomía del colectivo. También formamos parte de Aspaym Balears, que es un servicio más de la asociación, junto con Predif Illes Balears».

Y en cuanto al futuro de SOM UN, «nos sentimos optimistas, ya que continuamos creciendo. Por el momento contamos con 18 voluntarios y 12 deportistas usuarios». Para finalizar, añadir que el próximo domingo se celebra La Cursa Cadena Ser de Sa Murada, con tres pruebas: 10 kms., 5 kms., y una milla, en la que SOM Un participará. «¿Qué no consiguen llegar a la meta? Da lo mismo. Lo importante es haberlo intentado», recuerda Nico.