Sansevieria: purifica el ambiente y requiere pocos cuidados | Pixabay

La ola de calor que estamos sufriendo tiene consecuencias para la salud, ya que es más fácil deshidratarse, sufrir una insolación o agotamiento. Por lo cual, es mejor prevenir que curar, algunas medidas pueden ser: mantener una buena hidratación, evitar grandes esfuerzos físicos en exposición al sol o crear un ambiente refrescante en el hogar. Para ello, el uso de plantas que absorban el calor es la solución idónea. Además de decorar, las plantas consiguen absorber el formaldehído, el benceno y el monóxido de carbono, muchos de ellos perjudiciales para las personas. Aquí te dejamos algunas opciones que no requieren demasiados cuidados.

Helecho

Su atractivo natural y sus alargadas hojas hacen del helecho un clásico en jardines e interiores verdes. Asimismo, son un tipo de vegetal muy refrescante, para mantenerlo cuidado tan solo hay que colocarlos en espacios luminosos pero que no les de el sol directamente, es decir, que reciban una luz indirecta. Para que cumplan su función, debemos mantener los helechos húmedos con unas pulverizaciones diarias.

Aloe candelabro

De la familia del aloe vera, el aloe candelabro comparte muchas propiedades, ya que ambas atemperan las altas temperaturas. Se trata de una planta muy ornamental debido a que sus flores muy llamativas contrastan con el verde de su tallo. Es una planta con buena tolerancia a climas calurosos y secos, por lo que conviene evitar el exceso de humedad en su raíz.

Cinta

Noticias relacionadas

La cinta o malamadre, es una especie muy común en las casas puesto que purifican el aire y absorben rápidamente el calor. De hecho, consigue eliminar el 96% de monóxido de carbono en solo 24 horas. Se suele utilizar como planta colgante, pero también funciona bien en suelos e incluso baños y cocinas. Esta especie agradece la luz indirecta aunque necesita riego moderado y abono en los meses cálidos, de igual modo, es desaconsejable encharcar su raíz.

Poto

Fácil de reconocer por sus características hojas en forma de corazón, esta planta cuenta con propiedades medicinales y una gran condición purificadora. Además, es perfecta para colgar en interiores gracias a su caída en forma de enredadera. El poto necesita luz indirecta y poco riego, por lo que conviene dejar secar por completo el sustrato entre riegos.

Sansevieria

Este vegetal de hoja perenne ayuda a regular la temperatura dentro del hogar. Destaca por su gran rusticidad, siendo capaz de sobrevivir largos tiempos sin prácticamente cuidados. La sansevieria requiere poca agua, mucha luz y estar alejada de corrientes de aire, por lo que es ideal para aquellos que viajan mucho pero desean mantener vida en su hogar.

Areca

También conocida como palmera de bambú, la areca es una planta de interior que necesita un riego constante. Este vegetal necesita espacio ya que en buenas condiciones tiende a crecer rápidamente. Es muy refrescante y purificadora, limpia el aire de tolueno y xileno presentes en esmaltes de uñas, lacas, pegamentos y adhesivos. Para su mantenimiento, necesita elevada humedad y un espacio sumamente luminoso.