¿No os parece que estaría mejor con verde y alguna que otra flor? | Click

2

Cada vez que pasamos por la plaza de Porta Santa Catalina, ubicada casi en frente de Es Baluard, nos llama la atención por lo bien dotada y bonita que es, y por lo desangelada que está. O mejor, desnuda, por tanto, inacabada, dándote la sensación de que se han olvidado de terminarla. Y lo peor, que el olvido se ha convertido en amnesia, pues su reforma se inició en 2010, en tiempos de Aina Calvo, y pudo ser terminada durante el mandato de Mateu Isern. O si no, en los de Hila, Noguera e Hila. Porque ha pasado mucho tiempo desde entonces sin que se haya hecho nada por darle vidilla.

Porque tiene de todo

Dispone de bancos de madera en buen estado. Tiene árboles bajo los que cobijarse los días de sol. Tiene una fuente en el centro, pero que no funciona. Vamos, que si tiene surtidor, está cerrado. O al menos estaba cerrado cuando anduvimos por allí. Porque nos dio la impresión de que el agua que contiene, en la que flota un bote de leche o de zumo, es de la lluvia. Tiene también tres esculturas, dos palomas en un extremo, obra de Ben Jakober, y la ‘casa invertida’, de Dennis Oppenheim, en el opuesto. Tiene, además, muchos metros cuadrados donde esparcirse, y colocar césped y plantas –de hecho hay dos inmensos parterres más que preparados para ello–, que si no los destinan a ese cometido, pueden ser utilizados como pistas de petanca. Y por si faltara poco, el suelo, en el que la tierra y algo de gravilla son los reyes, es el menos adecuado para un parque al que suelen ir niños. Lo decimos porque si jugando se caen, seguro que se lesionan. O como mínimo salen con rasguños en las manos y las rodillas.

Algunas sugerencias más

Sentados la otra mañana en uno de los bancos próximos a las esculturas de las palomas, pensamos que, por lo dicho anteriormente, con un desembolso no muy elevado y un buen paisajista, el Ajuntament podría ordenar la colocación de esa zona verde que el lugar pide a gritos, además de un parquecito infantil con juegos –como el de sa Feixina, su vecino–, y con una zona acolchada en él, más que nada por las caídas que pudieran haber. Que seguro que las hay. Es una simple sugerencia, y no una crítica, porque por lo demás, la plaza está bien. Pues eso...