Los artistas comenzaron a pintar por la mañana y no acabaron hasta bien entrada la tarde. | Pere Bergas

1

El particular olor de la pintura en aerosol impregnaba el anfiteatro del Parc de sa Riera, que este domingo acogió una exhibición de arte urbano en el que siete artistas estrenaron un nuevo mural. «El objetivo es habilitar un espacio donde la gente pueda pintar legalmente y pasar un buen rato con los amigos. Hace años te veían con el espray y enseguida lo relacionaban con el vandalismo. Aunque ha costado más que en otros sitios, con el tiempo se ha normalizado», dijo Durban, artista urbano desde hace 20 años y promotor de la iniciativa, cuyos murales se encuentran distribuidos a lo largo y ancho de Ciutat, en barrios como Pere Garau o el Rafal, y en numerosas barreras comerciales.

Efímero

El mural no siempre será el mismo, sino que irá variando a lo largo del año. «Se trata de un mural efímero, un espacio gestionado por los artistas. Esta actuación quiere promocionar el arte urbano, alejado de las pinturas vandálicas que denunciamos. Pretendemos dar una alternativa y recuperar un espacio degradado», afirmó el alcalde de Palma, José Hila, que asistió a la exhibición a primera hora de la mañana.

El acto coincidió con la celebración de Sant Sebastià Petit en el Parc de sa Riera, por lo que una gran cantidad de personas se acercaron por la mañana a observar el trabajo de los artistas. Con la pared todavía sin desarrollar, algunos niños pudieron pintar sus firmas, que más tarde fueron tapadas por los elaborados y detallados diseños.