Las recias cubiertas y los mástiles, preparados para izar un majestuoso velamen de goleta. | Pilar Pellicer

1

El histórico pailebote fue visitado este martes frente a las gradas del Mollet 75 años después de su botadura. El Cala Millor, vestigio emblemático de los históricos pailebotes y superviviente de la vasta flota de motoveleros mallorquines, recibió la visita en Astilleros de Mallorca del presidente de la Autoritat Portuaria, Francesc Antich, entre otras autoridades.

El motivo de la presencia de este emblemático velero son unos trabajos de mantenimiento que se prolongarán por espacio de cuatro días.

Se da la circunstancia de que este pailebote es el último de la legendaria flota de vela balear de Naviera Mallorquina, obra de los numerosos carpinteros de ribera en Es Mollet, los célebres mestres d’aixa. Y por tanto, todo un legado de los centenares de buques de este tipo que navegaron entre el siglo XIX y el XX al servicio de la marina mercante.

Ph26102111-12.jpg

Los visitantes pudieron comprobar in situ la alta calidad constructiva, desde la bodega, ahora habilitada para singladuras con alumnos, hasta las recias cubiertas y los mástiles, preparados para izar un majestuoso velamen de goleta.

Ph26102111-35.jpg

Con elementos de museo, como la tradicional campana con su fecha de construcción, Gérald Delgado y Nicole Legler, sus armadores, han manifestado desde su adquisición en la década de los años 90 el interés en conservarlo como en sus mejores tiempos. Y así ha sido desde entonces, cuando estableció su base en el puerto de Ibiza .