La tonadillera Isabel Pantoja. | Efe

0

La tonadillera Isabel Pantoja será juzgada en marzo de 2022 en el Juzgado de lo Penal número 5 de Málaga por insolvencia punible, un nuevo caso en los juzgados de Málaga contra la artista donde ya fue condenada por blanqueo de capitales a dos años de cárcel.

Fuentes judiciales han indicado a Efe que la vista oral se ha señalado para el 22 de marzo a las 10.00 horas y que la tonadillera se enfrentará a una petición fiscal de tres años de prisión por el mencionado delito.

La Fiscalía considera a Pantoja «cooperadora necesaria» de un delito de insolvencia punible y también acusa a un empresario del mismo delito pero en concepto de autor, según la calificación fiscal.

Los hechos se remontan a cuando la tonadillera era administradora única de la sociedad Panriver 56 S.L. y supuestamente contrajo una deuda relacionada con su casa de Marbella con la empresa constructora Codabe.

Esta empresa constructora a su vez tenía otra deuda con la promotora Hormofer por un montante mayor y los juzgados estimaron que la deuda que tenía la tonadillera debía pagarse a la otra sociedad.

A la vista de que Codabe tenía embargado su crédito y que Panriver estaba interesada en la venta de unos inmuebles (para lo cual resultaba necesario cancelar el embargo sobre los mismos) «los acusados se concertaron para beneficiarse mutuamente en perjuicio de los derechos de créditos de Homofer S.L., de los que tenían pleno conocimiento».

Así, mediante escritura pública de 25 de marzo de 2015, la sociedad de Pantoja y Codabe elevaron a público un acuerdo consistente en el pago por parte de Panriver 56 de 62.759,10 euros mediante cheque entregado en ese acto, renunciando la constructora a cualquier reclamación frente a la empresa de la tonadillera.

A continuación Codabe y Panriver conjuntamente solicitaron del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Madrid el archivo del procedimiento de ejecución y cancelación del embargo, impidiendo así que Hormofer cobrara la cantidad por la que se había despachado ejecución de 114.108 euros así como la realización de las fincas embargadas.

Se da la circunstancia de que en 2015 Isabel Pantoja estaba en prisión por blanqueo de capitales, un caso en el que también fue condenado su expareja, el exalcalde de Marbella Julián Muñoz, además de su exmujer, Maite Zaldívar, y el hermano de ésta Jesús Zaldívar.
La tonadillera volverá a sentarse en el banquillo de los acusados, como ya tuvo que hacer en 2013; entonces, a su salida de los juzgados tras darse a conocer la sentencia, sufrió zarandeos, abucheos y gritos de «ladrona», «choriza» y «delincuente».

Pantoja abandonó la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) en marzo de 2016, donde ingresó el 21 de noviembre de 2014 para cumplir una pena de dos años por blanqueo de capitales.