De izquierda a derecha, ‘Norwegian Epic’, ‘The World’, ‘Harmony of the Seas’ y ‘Mein Schiff 6’. | Gabriel Alomar

3

The World, el único buque de cruceros cuyos pasajeros son propietarios de sus lujosos apartamentos a bordo, llegó ayer a Palma, recién reactivado tras la cancelación de los viajes causada por la pandemia y tras permanecer el domingo en la bahía.

A diferencia de la práctica totalidad de buques que destinan unas horas a la escala, permanecerá en Mallorca por espacio de tres días, tiempo que sus afortunados turistas destinarán a visitar la Isla de forma privada. Su visita coincidió con la de los megacruceros Harmony of the Seas, Norwegian Epic, y Mein Schiff 6, en el primer ‘lleno’ tras la interrupción de esta    actividad causada por la pandemia. Debido a las medidas de restricción de aforo, en total sumaron unos cuatro mil turistas internacionales, apenas un tercio de la ocupación en situación normal.

Procedente de Barcelona y con destino a Cartagena, las escalas anteriores del The World han sido Niza    (Francia), Civitavecchia/Roma (Italia), Dubrov-nik (Croacia) y Milos (Grecia). The World pertenece a la firma estadounidense Residensea, con sede en Miami, y cuenta con un total de 165 suites, que se han vendido entre 1,2 y 7,5 millones de dólares. Asimismo, también existe la opción del alquiler de estos lujosos y exclusivos alojamientos por 1.200 euros la noche.    Con capacidad para un aforo normal de tan sólo 150 pasajeros y un máximo de 200, este buque constituye una opción intermedia entre el megayate y el crucero de lujo. A bordo, las instalaciones a lo largo y ancho de doce cubiertas evocan ambos conceptos. Asimismo, los pasajeros deciden la ruta y escalas del itinerario.

‘The World’ regresa a Palma tras retomar su actividad, suspendida a causa de la pandemia.

Constituido como una comunidad de millonarios, The World fue construido por Fosen en Noruega en 2003. Con un arqueo de 43.000 toneladas, mide 196 metros de eslora por 30 de manga y navega a una velocidad de 18 nudos. Se da la circunstancia de que su dotación asciende a 250 tripulantes, siendo por tanto el único buque de este tipo en que supera al número de pasajeros. Una relación que revela el grado de exclusividad y espacio a bordo por propietario/pasajero.