Posado de Ana Obregón. | INSTAGRAM

4

Ana vuelve a ser Ana. Es algo que se intuye de las entrañables palabras que publicó este jueves en sus redes sociales, recordando el viaje que su hijo Aless y ella realizarían tras curarse del maldito cáncer.

Tras 15 meses de retiro, «en los que he vivido mi duelo entre cuatro paredes sin querer, ni poder, ver el mundo sin mi hijo», explica Ana Obregón, «me ha cogido de la mano y me ha traído a Roma, un viaje que teníamos pendiente para cuando Aless se curara», en referencia a su amiga y mánager Susana Uribarri, con quien ha viajado hasta Italia.

«Y aunque mi corazón sigue de luto, quiero volver a caminar por las calles, salir a comer y cenar, respirar ese aire de la Ciudad Eterna, que tantos recuerdos me trae de los años en los que trabajé aquí en series y películas. Ella es mi amiga desde que éramos casi unas niñas. Aless te estará agradeciendo desde el cielo por estos días en Roma», finaliza Ana.
En las últimas semanas en Mallorca, la actriz ha ido publicando cuantos recuerdos tiene tanto de su madre, Ana, recientemente fallecida, como de su hijo, que se marchó hace casi año y medio.

Ana Obregón
Instagram de Ana Obregón.
Noticias relacionadas

Desde que aterrizó en Palma, en vuelo privado, pocas han sido las salidas de Ana Obregón. A primera hora de la mañana suele ir al gimnasio y posteriormente tomar un café en alguna terraza de Cala Millor o Cala Bona. Acostumbrada a bajar a la playa, bajo la finca del Manantial, como se llama la casa de Antonio García, su padre, a Ana no se la ha visto en todo el verano. Encerrada en sus recuerdos y aunque el dolor siempre le acompañará, como lamentablemente le sucede a cualquier madre o padre que pierde un hijo, parece que poco a poco la actriz recupera la sonrisa.

Ilusionada de nuevo por salir a pasear o ir a cenar, ahora por el centro de Roma, pronto podríamos ver a Ana por Mallorca tener una vida algo más normal a la que nos tenía acostumbrados.

Obregón siempre ha sido un personaje mediático que ha protagonizado páginas en las revistas del corazón; unos posados pactados y otros en exclusiva en el que nadie le puede reprochar nada, porque Ana es así de auténtica.

Ana Obregón, en Roma
Posado de Ana Obregón.