Un grupo de clientes degustando una paella llegada directamente al barco desde un restaurante de Calvià.

4

Surcar las aguas de Mallorca a bordo de un llaüt, el barco balear por excelencia, es una experiencia inolvidable que puede ser disfrutada por residentes y turistas de todas las edades.

S’Agaró es una embarcación tradicional de 12 metros de eslora, 3,60 de manga y 1,30 de calado, que fue construida en Alcúdia por el mestre d’aixa Pedro Bennàsar en 1944 y que fue actualizado y restaurado en su totalidad entre 2020 y 2021.

Sus propietarios y patrones son Pepe Piñana y su hijo Pepo, ambos patrones profesionales de la marina mercante y que se han encargado de la restauración. Tras estos trabajos realizaron la botadura y comenzaron a chartearlo. «Cuenta con una capacidad de ocho pasajeros más el patrón», explica Pepe Piñana, quien añade: «Nuestros clientes son de todas las nacionalidades, ingleses, alemanes, noruegos, pero sobre todo españoles y en concreto mallorquines a los que les atrae mucho la idea de pasar el día navegando en un llaüt mallorquín tradicional». El hecho de que esté aparejado con vela cangreja, hace que sea muy versátil si se quiere navegar solo a vela, que es la verdadera esencia de esta clase de embarcaciones, aunque el motor también cuenta con una función importante, sobre todo si el viento no va en la dirección deseada.

El viaje en el S’Agaró es tan impresionante como su historia. «Según hemos indagado, este llaüt se dedicó en sus primeros años al transporte de mercancías y al contrabando. Después estuvo en la bahía de Alcúdia dando paseos a turistas hasta que en 1980 pasó a manos de un particular que lo puso en lista para llaüt de recreo. Después, en el año 2000, lo compro un sueco y lo matriculó en bandera inglesa. Cuando nosotros lo compramos lo volvimos a abanderar con matrícula de Palma de Mallorca, volviendo así a sus orígenes y al patrimonio balear y español». Pep Piñana también asegura que fue un amor a primera vista. «Nosotros no buscamos al llaüt, sino que el llaüt nos encontró a nosotros. Lo vimos anunciado para su venta, en un estado deplorable, pero nos enamoró a primera vista. Fuimos mi hijo y yo a examinarlo, ya que estaba en una nave en seco, y solo verlo nos miramos y decidimos que nos embarcábamos en la aventura de restaurarlo».

La embarcación zarpa desde Palma y realiza salidas de medio día (4 horas) o de día completo (8 horas). El precio es de 375 y 650 euros, respectivamente, y los lugares más demandados son la bahía de Palma, Illetes, Punta Negra, Portals Vells, Playa del Mago, Cala Falcó, Cala Figuera, Cala Blava... Los clientes cuentan a su disposición con una tabla de pádel surf y equipos de snorkel para disfrutar aún más durante la excursión.