Parte del equipo fundador de Pan de Mar y que cuenta con profesionales de distintos ámbitos. | Pere Bergas

3

Generar empleo y donar alimentos a los comedores sociales de Palma. Esta es la finalidad de Pan de Mar, una panadería sin ánimo de lucro que, aunque lleva meses activa, abrió este viernes las puertas de su primer local, situado en el Carrer Ample de la Mercè.

El principal promotor del proyecto es Thorsten Meinzer, abogado alemán residente en Palma, a quien, en plena pandemia, le impresionaron las largas colas del hambre: «En la plaza Sant Francesc veía cada día colas larguísimas de personas que pedían de comer. Gente como tú y como yo, que quizá no cobraban el ERTE y no disponían de ingresos ni ayudas sociales».

Su primer impulso fue el de hacer una donación, pero su esposa le planteó una idea distinta: darle una ocupación a los profesionales cualificados que perdieron su empleo, y que el fruto de su trabajo fuese donado a comedores sociales como Zaqueo o Tardor, donde reconocen su labor: «Llevan casi medio año trayéndonos pan de la mejor calidad: de centeno, de masa madre, y con un alto valor nutricional. Estamos muy agradecidos, dar pan del día, calentito, marca la diferencia», aseguró Carolina Sanders, coordinadora del banco de alimentos de Tardor.

Al frente del obrador se encuentra el cocinero argentino Alexis Cataldi que, a ritmo vertiginoso, prepara una tanda tras otra. Durante la pandemia elaboraba el pan en casa; el nuevo local supone un salto de calidad: «Si vas a donar algo, que sea lo mismo que vos consumes. Como profesional me gusta trabajar harina orgánica, comer buen pan. Tratamos de hacerlo todo de la forma más profesional».

Otra empleada es Annalia Bruntz, que se encarga de atender a los clientes, así como de preparar cafés y sándwiches, que amplían la oferta del horno.

A corto plazo, Pan de Mar pretende crear una estructura de distribución para entregar pan a hoteles y restaurantes, logrando así una cartera de clientes fijos que sostengan el proyecto. Más adelante, su objetivo es expandirse y abrir varios locales más: «El segundo local queremos montarlo en la calle Aragón o en la calle Manacor, donde la situación es peor que en el centro. En cuanto al tercer local, pretendemos ofrecer otros productos alimenticios», expresó Meinzer.

pbf040621001 (15).jpg
Cataldi cocina el pan en el horno de la pizzería que antes ocupaba el local.