Momentos incómodos en televisión. Sonsoles Ónega pregunta al doctor Cavadas por las vacunas y éste le responde que no le interesan, que va a hablar de su premio. #YaEsMediodia720 https://t.co/jEy34wPrrb | Twitter: @diegobferrandez

15

La intervención de este miércoles de Pedro Cavadas en el programa Ya es mediodía quedará para la historia. El popular cirujano ha hecho un 'corte' a Sonsoles Ónega en pleno directo que ha sorprendido tanto a la presentadora como a la audiencia.

Cavadas pensaba que la entrevista en el formato de Telecinco estaría relacionada con el galardón que ha recibido este martes, el Premio de Honor de Mensajeros de la Paz en Valencia, pero nada más lejos de la realidad.

Ónega ha comenzado su entrevista con una pregunta sobre la vacunación, a lo que el doctor ha contestado tajante: «Las vacunas, perdóneme, pero me dan igual. Yo soy cirujano, no experto en vacunas».

Cavadas ha aclarado que solo estaba dispuesto a hablar del premio que el Padre Ángel le había entregado: «Hoy me dan un premio que agradezco infinitamente, me han ofrecido una entrevista para hablar el tema. A partir de ahí, no tengo mucho que decir».

La periodista, lejos de quedarse callada, ha intentado seguir con la conversación sin perder la compostura y ha asegurado que «el interés por el premio es muchísimo». Al darse cuenta de su actitud, Cavadas se ha querido disculpar con la presentadora: «No se lo estoy poniendo fácil, lo siento».

Eso sí, finalmente el valenciano se ha animado a hablar sobre su experiencia con la vacuna contra el coronavirus: «Yo soy mayor, ya no tengo miedo de nada, es una vacuna, soy sanitario y había que ponérsela, la que hubiera… era la que sobraba, la de Moderna creo. La que tocara, imagino que son parecidas».

La postura del doctor Cavadas ha contrastado con la que ha mostrado en otras ocasiones. El cirujano no ha tenido problemas en hablar sobre la pandemia e incluso se atrevió a criticar la gestión del Gobierno de España. El médico señalaba que uno de los grandes errores era dividir la toma de decisiones entre las comunidades autónomas: «Una nave en la tormenta se gobierna mejor con un capitán, a ser posible uno de verdad, que con 17 capitanes, cada uno pensando en sus intereses».