Fotografía cedida por Greenpeace que muestra la marea de algas nocivas que presuntamente causó la muerte de miles de toneladas de salmones. | Álvaro Vidal / GREENPEACE

1

Casi 5.600 toneladas de salmón han muerto en los últimos días a causa del crecimiento de una marea de algas nocivas, en lo que algunos expertos califican ya de «catástrofe ambiental» y que achacan tanto al cambio climático como a la «salmonicultura irresponsable».

La floración de microalgas, que dejan sin oxígeno a los peces, afecta desde hace semanas a las sureñas regiones de Aysén y Los Lagos, dos zonas que lideran la producción nacional de salmón y aúnan el 88 % de la cosecha total del país. En menos de una semana se perdieron 3.076 toneladas de salmón en Los Lagos, lo que equivale al 11,8 % de la biomasa activa, y 2.519 toneladas en Aysén, informó el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) en un comunicado.

Del las 5.595 toneladas de peces muertos, se lograron retirar alrededor del 95 % que se trasladaron con embarcaciones y camiones hasta plantas reductoras para evitar daño ambiental, agregaron desde Sernapesca. Este fenómeno llevó a casi una veintena de centros de cultivo a poner en marcha planes de acción ante mortalidades masivas y afectó a la producción de varias de las grandes salmoneras que operan en el país.

«Una catástrofe ambiental»

La mortalidad de los peces se debe al fenómeno FAN (floración de algas nocivas), explicó a Efe la bióloga chileno-alemana Vreni Häussermann, que se produce cuando un aumento de nutrientes en el agua provoca un estado de eutrofización que deja sin oxígeno a la fauna y la flora marina.

Según los expertos, esta situación está influida por factores climáticos como el aumento de la radiación solar o la escasez de lluvias, pero en gran medida tambiénemprea por los vertidos de las empresas salmoneras que caen al fondo marino y dejan sin oxígeno toda la columna de agua, denunció la experta. «Estamos en un momento de catástrofe ambiental, es una situación dramática y lo peor todavía está por venir», alertó Häussermann, directora del Centro Científico Huinay de la Patagonia.

Desde Greenpeace Chile alertaron sobre el impacto que tiene el fenómeno FAN sobre el ecosistema y la biodiversidad de la zona, que amenaza a peces, corales y otras algas. «Esto es un delito y se tiene que investigar. No puede ser que empresas salmoneras estén sistemáticamente contaminado nuestro mar», aseveró a Efe Estefanía González, portavoz de Greenpeace.

Desde el Consejo del Salmón, asociación gremial que agrupa a cuatro grandes salmoneras, sostienen que las floraciones de algas nocivas están provocadas por el cambio climático y son un tema «de preocupación permanentemente» que les ha llevado a emprender «acciones preventivas a través de sistemas de oxigenación».

Chile es el segundo productor mundial de salmón después de Noruega y el año pasado las exportaciones del país totalizaron 4.382 millones de dólares, unos 3.682 millones de euros, con una caída de un 14,6 % respecto al año anterior, de acuerdo a datos del Consejo del Salmón. En el sur del país austral, donde abundan los canales y fiordos, se concentra la mayor parte del cultivo de salmón, principalmente de salmón Atlántico.

'Environmental catastrophe' in Chile after death of almost 5,600 tons of salmon