Marina Martínez, Carlota Navarro y María Torres, del colegio Sant Pere. | Pilar Pellicer

15

Medicina, biología, farmacia, criminología, investigación y, cómo no, ciencia, son palabras femeninas. Pero más allá del lenguaje la mujer ha tenido un papel relevante en este mundo que no ha sido reconocido tal y como se debiera, y por ello hoy se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

En el colegio de Montesión, más de la mitad del alumnado que estudia Bachillerato de Ciencias son chicas. este miércoles una representación de alumnas de 2º de Bachillerato habló con este periódico sobre su futuro.

Laura Jové tiene claro que estudiará Medicina. «Me gusta tanto la parte investigadora, sobre todo en lo que se refiere a la oncología, como la docente, porque en este tiempo me he dado cuenta de lo importante que es transmitir los conocimientos». Aunque en Palma hay facultad, si puede cursaría la carrera en Barcelona.

A su compañera Laura Martínez, Medicina también es el grado que más le gusta. «Lo que más me llama la atención es entender cómo funciona el cuerpo humano y con todo lo de la COVID ha sido impresionante cómo en tan poco tiempo han sacado la vacuna».

Hasta hace unos meses, Sofía Corral también pensaba estudiar Medicina, pero ha cambiado de opinión. «Me he dado cuenta de que no tengo la vocación suficiente y no quiero desperdiciar unos años. Cada vez he ido sabiendo más aspectos del mundo farmacéutico y estudiaré eso. Me gusta la parte de la investigación, pero tampoco me veo toda la vida en un laboratorio».

Pero las estudiantes no sólo quieren ser médicas o farmacéuticas. Irene Molina aspira a ser astronauta. «Como sé que es casi imposible, me ‘conformaría’ con trabajar en alguna estación espacial», comenta. Las aspiraciones de María Morell tampoco son muy comunes. «A mí me encanta todo lo relacionado con la industria automovilística y ferroviaria y estaría feliz en Shangái, donde están los mejores trenes de alta velocidad del mundo».

Ph10022111-25.jpg
Por filas, de izquierda a derecha, María Morell, Eva Mas, Pilar Moscardó, María Valeria Collado, Irene Molina, Neus Bosch, Mercedes Dopico (profesora), Elisa Munar, Paula Garau, Sofía Corral, Laura Martínez y Laura Jové, alumnas del Colegio Montesión.

Influencia televisiva

En el Colegio Sant Pere hay cinco cursos de Bachillerato, tres son de la rama Humanística-Social y dos de Científico-Tecnológico. María Torres y Carlota Navarro tienen en común que a las dos les encanta el mundo de la criminología y de las ciencias forenses, aunque la primera parece tenerlo un poco más claro. «Siempre me ha encantado y claro, me ha influido la serie CSI, que no es muy real, pero me parece un mundo súper interesante», dice María. Y Carlota añade entre risas: «Es que mi mejor nota es en Filosofía y ya no sé qué pensar». Su amiga Marina Martínez tiene bastante claro que estudiará Farmacia. «Me ha gustado siempre, pero no sé por qué. Nadie de mi familia se dedica a ello. De hecho, mis padres son filólogos catalanes, que no es que tenga mucha relación», dice también con una sonrisa que se intuye a través de la mascarilla.

En homenaje a Hipatía de Alejandría, la primera científica

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia se celebra desde 2015. La Asamblea General de las Naciones Unidas se marcó como objetivo el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas. Hay personas que creen que se eligió el 11 de febrero por Hipatía de Alejandría, que según parece, nació ese día entre los años 368 y 370 y fue la primera mujer científica registrada en la Historia. Su brutal asesinato escenificó el paso del razonamiento clásico al oscurantismo medieval en un momento histórico en el que el debate científico acerca de la posición de la Tierra en el universo era uno de los principales temas de discusión y confrontación.