El ‘Serene’, el domingo en la bahía de Alcúdia. | JOAN LLADO

12

El megayate de lujo Serene, considerado uno de los diez más lujosos del mundo y el más avanzado tecnológicamente, navega estos días por aguas de Mallorca. El domingo echó el ancla en la bahía de Alcúdia, y ayer su imponente silueta se recortaba en aguas de Palma, acaparando la atención de los pocos viandantes que recorrían la fachada marítima en una jornada caracterizada por el viento.

No es esta la primera vez que el Serene visita Baleares, ya que en 2014 recaló durante varios días en el puerto de Ibiza. El Serene fue construido por los astilleros italianos Fincantieri, y entregado a su propietario, el magnate ruso del vodka Yuri Scheffler, en el año 2011, que pagó por él 306 millones de euros. De la decoración interior se encargó la firma inglesa Reymond Langton Design. En el año 2015, mientras pasaba sus vacaciones en el sur de Francia, el príncipe heredero Mohammed Bin Salman de Arabia Saudita compró el megayate por cerca de 500 millones de euros.

Palma yate serene foto Miquel A Cañellas Canellas

El lujoso megayate, en la bahía de Palma. Foto: M.À.CAÑELLAS

Distribuidos en siete plantas y con 134 metros de eslora, cuenta con 12 enormes y lujosos camarotes. La suite principal del dueño ocupa gran parte de una de las cubiertas del yate y tiene una enorme cama ‘California King’ en el centro, un vestidor completo y un espacioso baño. El megayate cuenta incluso con almacenamiento para un submarino, dos plataformas de aterrizaje de helicópteros y una piscina de agua salada de grandes dimensiones. En la cubierta principal, para disfrutar al aire libre, un jacuzzi decorado con brillantes luces de colores LED. Pero todo ese lujo languidece ante la presencia en una de las paredes del megayate de la obra Salvator Mundi, atribuida a Leonardo da Vinci, considerado el cuadro más caro del mundo, adquirido en subasta en Christie’s por más de 400 millones de euros en 2017, el único del artista renacentista en manos privadas. Sin embargo, existen dudas sobre la autoría del cuadro. La polémica está servida.

El ‘Salvator Mundi’ de Leonardo da Vinci.