0

Aunque un juicio puede alargarse durante mucho tiempo y parecer aburrido, los integrantes tienen que estar lo más atentos posible. Por ello, han suspendido a una mujer que formaba parte de un jurado y se quedó dormida.

En este proceso australiano se iba a determinar si un hombre era culpable de haber matado por encargo a un ciudadano chino en 2017, informa el portal local Northern Daily Leader.

Cuando la Fiscalía llegaba a la conclusión al exponer su versión del crimen durante el juicio que duró tres meses, el juez Peter Hamill notó que la jurado estaba «claramente dormida».

Según las fuentes, no era la primera vez que la mujer se dormía, pero esta vez el personal oyó incluso cómo roncaba. En su defensa, la señora intento explicar que sufría problemas médicos que le causaban somnolencia.

Sin embargo, acabó siendo dada de baja por su superior: «La incapacidad de la jurado para permanecer despierta me hizo concluir que hay una razón que afecta a la capacidad del jurado para desempeñar sus funciones».

Finalmente, el sicario Ying Cheng Luo y dos cómplices fueron declarados culpables del asesinato de un ciudadano chino el 1 de febrero de 2017.