El periodista, en 1992, dio la noticia de que entre Juan Carlos I y Marta Gayá había una relación sentimental. | Youtube Última Hora

13

Juan Luis Galiacho es periodista –sobre todo periodista de investigación–, escritor y profesor de periodistas. Y es también fundador y director de El Cierre Digital y colaborador de programas de Mediaset –Hormigas blancas (estuvo en el del pasado domingo, que giró en torno al rey emérito), Viva la vida, Todo es mentira, Cuatro al día y Sálvame, entre otros–. Pero lo más importante de Galiacho es la información que tiene, totalmente fiable, y cómo la consigue, que no es de otro modo que a base de investigar mucho, por lo cual, no habla por hablar, o de oídas, como algunos, sino que lo hace con conocimiento de causa: o bien porque ha estado allí o porque, como decimos, ha investigado.

La dama del rumor

Juan Luis Galiacho disfruta de unos días de vacaciones en Palma, donde pasó muchos veranos cubriendo las vacaciones de los Reyes en Marivent, y, de paso, si surgía algún tema de interés, hacerlo también. En esas estancias compartimos muchas horas con él. No era de los que perreaba todo el día, que a veces sí –perrear, en el argot, significa buscar famosos en playas, puertos deportivos, hoteles, fincas privadas, aeropuertos, etc.–, pero siempre manifestó que «el haber convividos con los mejores perracos me ha ayudado mucho en mi trabajo».

Este viernes nos tomamos un café con él. Y como no podía ser de otro modo, le preguntamos por la relación entre Juan Carlos I y la mallorquina Marta Gayá, ya que él fue quien, por primera vez, publicó la noticia de la misma en la revista Época, en agosto de 1992, incluyendo una fotografía de ella. Noticia que publicó con el titular de ‘La dama del rumor’.

Un reportaje que hizo historia

«En realidad, la primera noticia que tenemos de este idilio se produce con la aparición de Marta Gayá en escena, en el verano de 1990, en una cena que tiene lugar en el casino, si mal no recuerdo, a la que asisten los reyes Juan Carlos y Sofía y en la que, media hora tarde, se presenta ella, hasta entonces completamente desconocida, acompañada por el príncipe Tchokotoua y el escritor José Luis de Villalonga. Entonces el Rey se levanta de la mesa, se acerca a ella y le da dos besos. Es el principio, al menos a la vista de muchos. A partir de ahí, me pongo a indagar. A pesar de la dificultad que tengo para llegar hasta Marta Gayá, pues, aparte de ser mujer sumamente discreta, ya la estaban protegiendo, busco información, fotografías, fechas… Y dos años después estoy en disposición de publicar en la revista Época, dirigida por Jaime Capmany, el reportaje con esa portada, histórica, y que fue, según creo, un hito en el periodismo español, pues hasta entonces nadie había aireado las infidelidades del rey Juan Carlos, por entonces intocable en todos los medios de comunicación. Una portada que 28 años después sigue dando mucho de que hablar» .

Sabino Fernández intervino

Aquel año pasamos muchas horas con Galiacho, pues él, como hemos dicho, cubría las vacaciones reales. Por eso recordamos aquel día en que se publicó la noticia como si fuera ayer, y recordamos también que estaba muy tranquilo, señal de que había dado en la diana, que su información era veraz. «Y lo era, claro –se reafirma ahora, casi tres décadas después–. Es más, tenía planeada la segunda parte de la historia. Incluso había llamado a Marta Gayá por si quería opinar al respecto, pero no contestó. Entonces, y debido a todo lo que dio que hablar esa portada, Sabino Fernández Campo, jefe de la Casa del Rey, llamó a Jaime Capmany para pedirle, por favor, que no siguiera publicando más cosas, y que se lo pedía, no como jefe de la Casa Real, sino como persona, ya que la reina Sofía no paraba de llorar, por lo que no siguiéramos y... Porque, claro, era la primera vez que el pueblo español se enteraba de las infidelidades del Rey, hasta entonces secretos de alcoba, y también porque por primera vez la Reina quedaba en entre dicho».

Los viejos socialistas

También abordamos temas que tienen que ver con el asunto que Corinna ha destapado, con la salida del rey emérito, de cómo se han producido las declaraciones de aquella sobre el dinero que Juan Carlos I le ha dado y de dónde lo ha sacado, lo que significa echar más petróleo al incendio. Y le preguntamos cómo ve el final de este asunto. «Yo no soy futurólogo, pero creo que los temas Corinna-Juan Carlos-cuentas en Suiza-comisiones tienen que terminar con un pacto. Y es que no hay otra solución, ya que de lo contrario, al final se van a hacer daño todos: Corinna puede ser investigada, el rey emérito puede meterse en un problema judicial bastante serio… Por eso pienso que, de aquí al final, todos se van a tapar, que va a haber un pacto. Pero a mí lo que más me sorprende –añade– es que desde la cacería de Bostwana, los servicios secretos españoles no hayan llegado a un pacto con Corinna a fin de evitar que esto saliera a la luz pública. Por ello, volviendo a la pregunta de qué va a pasar, pues creo eso, que habrá un pacto».

En cuanto a la postura del partido socialista frente a esta cuestión, poniéndose al lado del rey emérito, es decir, oponiéndose a una investigación, Galiacho cree que «por el rey emérito, el Partido Socialista está viviendo un problema interno, sobre todo entre los históricos y los sanchistas, al considerar aquellos que se ha tratado muy mal al rey, que su salida de la Zarzuela, obligada por Pedro Sánchez, no ha sido lo más adecuado, ya que, según estos, Juan Carlos I hizo mucho por que la Democracia se instaurara en España, porque se legalizara el Partido Comunista y por permitir que Felipe González, con Alfonso Guerra, tuvieran cierta solidez… Y eso no lo olvidan, por lo cual creen que la salida del rey, casi exiliado en estos momentos en Abu Dabi, no es lo más conveniente para mantener la estructura de la Monarquía. Por eso es por lo que creo que Sánchez, ahora mismo, está teniendo muchas presiones por parte de los históricos del PSOE. Por cierto –añade–, el rey se fue a Abu Dabi con un cabreo enorme, diciéndole al hijo que no dijera a dónde iba. Y también te digo que lo que el rey quiere es volver, como volvió su padre, y que tenga, por ejemplo, su casa en Puerta de Hierro... Pero, claro, a ver quién se la paga...».

La COVID-19

Por último abordamos el tema de la COVID-19, sobre todo en cuanto a la diversidad de actuaciones que están teniendo lugar a fin de erradicarla. «Creo que esa diversidad de opiniones está creando una gran incertidumbre. Por eso pienso que debería de haber un mando único, ya que estamos en una crisis de salud nacional. Por tanto, no me parece bien que hoy esté en Palma con unas medidas sanitarias y que en Madrid hayan otras. Por otra parte, según la Constitución, no se puede prohibir el desplazamiento de las personas. ¡Es que no se puede prohibir! El único que puede hacerlo es el estado de alarma. Por tanto, por mucho que aquí se quisiera confinar, no se puede. Por ello, tal y como están las cosas, tendría que haber un mando único, sobre todo en Sanidad y Educación».