Con su proyecto Escuelas de Wara Wara, Marcos Portillo está contribuyendo en la mejora de la educación de niños de una remota y aislada región de Sierra Leona.

1

Marcos Portillo es fundador y responsable del proyecto de educación Escuelas de Wara Wara, en Sierra Leona.

Hablamos con él en el centro social Tardor. Nos contó que había nacido en Mallorca, y que llegó por primera vez a Sierra Leona en mayo de 2008, «pero fue en el 2012 cuando fundamos Escuelas de Wara Wara. Tres años después, Bárbara, mi pareja, que también es mallorquina, se unió a trabajar en este bonito proyecto».

Confiesa que desde adolescente tuvo la inquietud de trabajar en África. «En 2008 me ofrecieron ir de voluntario por 13 meses a Sierra Leona para hacer un estudio de la situación de la educación Primaria en la provincia de Biriwa Chiefdom, zona muy rural y nada desarrollada. Con una moto todo terreno iba por las montañas, visitando las escuelas rurales, haciendo fotos y recabando información; todo, con el fin de hacer una propuesta de mejora de la educación. Luego trabajé con algunas comunidades, también en la mejora de las escuelas». Regresó a España y en abril de 2012 volvió a aquel país, «instalándome en el norte, en una zona remota y aislada. Durante un mes estuve identificando el proyecto Escuelas de Wara Wara, y desde entonces todo está en marcha, por lo que nos sentimos satisfechos con el trabajo que estamos desarrollando. En el año 2015, en la época del ébola, llegó mi compañera, Bárbara, y desde entonces trabaja de cuatro a cinco meses allí y el resto del año en Mallorca».

Marcos señala que entre los objetivos de las Escuelas de Wara Wara «puede que el fundamental sea ofrecer una educación Primaria y Secundaria de mejor calidad a los niños de las zonas rurales».

25 centros construidos

Hasta la fecha han construido 25 centros escolares y han reformado otros seis. «Estamos hablando de escuelas diseminadas en las montañas a las que accedemos en moto todo terreno, mientras que los materiales de construcción los enviamos en Nissan Patrol desvencijados y, a veces, en camiones.

Por otro lado, 60 maestros ya han terminado sus estudios universitarios, mientras que otros 69 los están realizando», apostilla. Para sacar adelante las Escuelas de Wara Wara contamos con numerosos pequeños y grandes donantes, todos privados, así como ayudas de familias, ONGs y fundaciones, además de las fiestas benéficas que celebramos en Madrid, Mallorca y Gran Canaria. Es un proyecto que sale adelante gracias a muchos pocos».