Las bebidas refrescantes son una opción, aunque lo mejor para estar hidratado es el agua. | Pixabay

0

El verano, que ha comenzado este miércoles, trae consigo un compañero inseparable: el calor. Las altas temperaturas no dan tregua y si a ello le sumamos la ausencia de brisa y el alto índice de humedad, hacen difícil la vida diaria, salvo para los que ya gozan de sus vacaciones.

Para hacer más llevadera esta situación, te proponemos una serie de consejos:

1. A la hora de vestir, lo ideal es huir de tejidos sintéticos y recurrir a los naturales: algodón 100 %, lino, seda o cáñamo. Hasta ahora se recomendaba vestir con colores claros en verano ya que atraen menos los rayos solares, pero ahora hay quienes defienden justo lo contrario, así que vístase del color que quieran.

2. Para que el calor no nos impida conciliar el sueño, conviene huir de sábanas con mucha fibra en su composición y acordarse a dar la vuelta al colchón, si es de los que tiene una cara de verano y otra de invierno.

Noticias relacionadas

3. Una correcta hidratación es importante siempre. Lo mejor para quitar la sed es el agua, así de sencillo. Cuando hace tanto calor, no está de más llevar una botellita en el bolso, especialmente si vamos con niños y personas mayores.

agua

4. También se puede recurrir a helados, granizados, polos de hielo y zumos naturales. La cerveza es la bebida alcohólica a la que recurren muchos para paliar la sed cuando el calor aprieta, aunque conviene no excederse, al igual que los refrescos.

5. A la hora de sentarse a la mesa son ideales las sopas frías, gazpachos, ensaladas y frutas. Sandia, melón, calabacín o melocotones tienen un gran contenido en agua y son poco calóricos, por lo que ayudan a combatir el calor.

sandía

6. En cuanto a la playa, evitar las horas del mediodía y llevar una sombrilla, son vitales para evitar daños.