El lujoso yate en el litoral palmesano.

El puerto de Palma recibe la visita de otro yate de excepción. Se trata del Leander G, el yate que utiliza la famila real inglesa en la actualidad para sus actos oficiales y viajes alrededor del mundo. Este buque pertenece a Sir Donald Gosling, que lo bautizó con el nombre del primer navío de la Royal Navy, en el que sirvió.

El Leander G acoge de forma habitual a los príncipes de Gales, Carlos y Camilla, que utilizan este yate en sus desplazamientos, una vez que el Britannia causó baja en el servicio activo para ser convertido en museo. El Leander G dispone de diez suites, dos de ellas con estudio y una con vistas panorámicas. En total, puede acomodar a 22 invitados atendidos por 23 tripulantes.

Curiosamente, y al contrario de otros yates utilizados por la familia real británica, el Leander G no fue construido en Gran Bretaña, sino en la antigua Alemania Oriental, por Peene Werft, en 1992. Su estructura se compone de cuatro cubiertas que incluyen un gran salón, comedor, con instalaciones de jacuzzi, fitness, plataforma de baño, así como una sala de buceo y helipuerto.

Con 1.930 toneladas de registro y 75 metros de eslora, fue en el momento de entrar en servicio uno de los mayores yates perteneciente a un país europeo. Su diseño, clásico dentro de lo contemporáneo, es obra de Claus Kusch y sus interiores, de marcado estilo británico, se deben a Katalin Landon & Pauline Nunns Associates, junto al decorador germano Heinz Vollers.
El Leander G está disponible para el charter al precio de 434.000 dólares por semana, siendo uno de los más elitistas dentro de este mercado, dada su relación con la familia real inglesa.