0

La Coordinadora en Defensa del Port de Ciutadella ha acogido con cierto recelo la propuesta realizada el sábado por las diversas entidades que desarrollan su actividad en el puerto, que defendían la construcción de un dique exterior alternativo al proyectado que «afecte lo menos posible al paisaje, al entorno y encanto de nuestra población».

El portavoz de la entidad conservacionista, Miquel Camps, manifestó que «se trata de ver el proyecto y de que cómo se puede hacer un dique sin crear impacto» paisajístico. No obstante, Miquel Camps, recordó que «llevamos ya cuatro proyectos de dique y no podemos olvidar que todos han sido impactantes». Asimismo, el portavoz ecologista enfatizó que éstos no se han ejecutado «por el rechazo social» que han suscitado.

Camps destacó que «el dique se puede defender por incrementar la actividad náutica y mercantil», pero el mismo «estudio del Govern demuestra que la construcción del dique no se justifica ya por razones de seguridad».

En este mismo sentido, recalcó que de lo que se trata es de definir el modelo turístico y náutico que quiere Menorca, y si apuesta por «la masificación, la perdida de paisaje y la presión en el litoral». Por ello, siguen reclamando que se analice la capacidad náutica y cómo «puede asumir la isla el incremento de amarres» que se prevé en Cutadella, Maó y Fornells, cifrados en unas mil embarcaciones más.

El portavoz de la Coordinadora también lamentó la falta de diálogo del Govern sobre los proyectos de ampliación del puerto, ya que «no ha escuchado a nadie». Para que «no caiga en el mismo error», Miquel Camps pide que, al igual que las entidades vinculadas al puerto, «las entidades no lucrativas [como la Coordinadora en Defensa de Port, los Amics de la Mar y el Gob] se incorporen en la Comisión» de seguimiento del Puerto de Ciutadella.