Luis Lozano, junto a su Mustang de 1965 Coupé, que adquirió en 2007. | Juan Miguel Giménez - Foto:Pere Bota

1

Luis es un gran enamorado de los coches americanos, solo de oírlo hablar uno se da cuenta que además de entusiasmarle este tipo de vehículos, sabe de ellos. Es como una pequeña enciclopedia y conversar con él es un placer ya que pone pasión a lo que dice sobre las bondades de los coches fabricados en el continente americano.

En la actualidad, sólo tiene dos vehículos: un Cadillac y este Ford Mustang de 1965 Coupé, motor 4.7, que adquirió en 2007. En realidad, Luis señala que lo compró a través de un intermediario en Miami, en la época en la que vivía en Tenerife, pero no era para él sino para el padre de su cuñada, al que le hacia mucha ilusión tener un vehículo como este.

Desgraciadamente, su familiar murió unos meses después de que el vehículo recalara definitivamente en Palma. El coche estuvo guardado en un garaje durante un par de años y al final la familia decidió que Luis se lo quedara, ya que él había sido el encargado de traer el coche a la Isla y, además, mantenía una estrecha relación con el padre de su cuñada, así que por una carambola el vehículo está ahora en sus manos.

En cuanto al coche, decir que sólo han tenido que hacerle algunos retoques en su puesta a punto de motor, así como una mano de pintura. El resto del Mustang está como salido de fábrica, lo que le da un encanto especial, a un coche que ya de por sí es atractivo para los aficionados, no sólo a los coches americano, sino para los amantes de los vehículos con personalidad. Y este modelo la tiene y mucho, sólo hay que preguntar por la calle para ver su popularidad.