Margalida posa con su Fiat 124 Sport. | M. À. Cañellas

0

Margalida Portells es la joven propietaria de este coqueto Fiat 124 Sport con motor de 1600 de la década de los sesenta. Su padre, Jaime, lo adquirió en Santa Ponça en 2011 a un ciudadano inglés residente en la Isla. Fue casi una casualidad, pues vio el anuncio y en una desplazamiento a Palma cerró la compra.

Aseguran Margalida y su padre que el anterior propietario se puso a llorar cuando se desprendió del coche: el motivo no fue otro que su avanzada edad. Le habían retirado el carnet de conducir y no tenía hijos para poder dejárselo; de ahí que decidió poner un anuncio en Ultima Hora para venderlo. «La verdad es que fue muy emotivo ver lo doloroso que era para este señor desprenderse de su coche», dice Jaime. El vehículo estaba en buenas condiciones, pues apenas lo utilizaba y no fueron necesarias grandes reformas.

La marca italiana comenzó la fabricación de este modelo en 1966 y se prolongó hasta 1975. En España, Seat, que fabricaba bajo licencia de la marca italiana, también saca su propio modelo de 124 Sport para cubrir un hueco de mercado de los GT, ya que hasta la fecha sólo se habían fabricado utilitarios. Este modelo tuvo una gran aceptación en Italia y algunos países de Europa, ya que era ideal para parejas con un alto poder adquisitivo.