La oposición lleva dos años denunciando la explotación privada del aparcamiento.

Junts, Alternativa y Podem (partidos de la oposición en el Ajuntament de Pollença) presentarán una moción al pleno de este jueves 29 de septiembre para que la propiedad del hotel Formentor deje de explotar el aparcamiento de la playa y aporte ante Intervención, en un plazo de diez días hábiles, las cuentas societarias, los estados contables y justificantes actualizados de sus ingresos y gastos derivados de la explotación del párking. Solicitan además a Inmobiliaria Formentor SAU el «inmediato cese de la explotación, sin título habilitante». Cabe recordar que el expediente que abrió hace meses el Ajuntament a la propiedad, para revocar la licencia de explotación del estacionamiento, ha caducado al exceder el plazo máximo previsto para responder a las alegaciones presentadas contra el acuerdo.

El regidor de Urbanismo de Pollença, Tomeu Cifre, confirmó la caducidad del expediente a la vez que anunció el inicio de un nuevo procedimiento para que el aparcamiento pase a manos municipales. Cifre exigió a la propiedad que cediera el aparcamiento, las zonas verdes y los viales de la urbanización al pueblo, antes de concederle la licencia de reforma integral del hotel en junio de 2021, pero una vez había obtenido los permisos, la propiedad presentó un recurso contra el acuerdo de cesión del párking alegando que no se puede considerar como parte del sistema viario. La propiedad del hotel ha seguido explotando el aparcamiento hasta ahora, pese a las reiteradas denuncias de la oposición sobre un presunto «enriquecimiento ilícito».

Noticias relacionadas

La moción de la oposición llega este martes después de que el viernes la propiedad les remitiera un escrito en el que lamentaba su no comparecencia en la reunión convocada para explicar el derribo y reconstrucción del hotel. En la misiva advertía a los partidos que cesaran en sus acusaciones de presunto «enriquecimiento ilícito» o de lo contrario adoptarían medidas legales. «Les pedimos que procedan de manera inmediata el cese de las falsas acusaciones sobre el presunto enriquecimiento ilícito de la actividad del aparcamiento, ya que éstas atentan claramente contra la imagen y las buenas prácticas de nuestra entidad y de todo el grupo de grandes profesionales que forman parte. En caso contrario nos veremos obligados a emprender acciones legales necesarias para defender nuestros derechos, que vemos claramente vulnerados», decía el escrito remitido a los partidos.

La oposición exige ahora toda la documentación sobre los ingresos que ha generado la instalación y pide la inmediata apertura al uso público general del aparcamiento. «Ante la caducidad repentina del expediente de revocación de la licencia que inició el Ajuntament de Pollença (forzado el equipo de gobierno por la presión de la oposición) nos vemos obligados a volver a exigir el cumplimiento de la legalidad y el final de una situación totalmente anómala», dice el acuerdo registrado este martes.