Can Arabí registró un lleno total, con casi cuatro mil personas reunidas en torno al tradicional ‘sopar de fideus de vermar’. | PILAR PELLICER / L.O.

0

Can Arabí volvió a ser una fiesta. Ayer, tras dos años sin poder celebrar uno de los actos más participativos de la Festa des Vermar de Binissalem, unas cuatro mil personas se sumaron a la cena de fideus de vermar. La tormenta de la noche anterior había hecho temer que la velada al aire libre no pudiera celebrarse, pero hasta el tiempo quiso permitir que binissalamers, binissalameres y muchos invitados de toda Mallorca disfrutaran de esta cita que ayer cumplía su 39 edición, casi cuatro décadas de tradición.

Desde primera hora de la tarde y hasta pasadas las 21.00 horas la multitud fue subiendo a pie o en coche hasta Can Arabí. El plato de fideus estaba garantizado pues los voluntarios cocinaron alrededor de cuatro mil raciones, aunque se habían vendido 3.600 tickets previamente para hacer una previsión. Y el pueblo no defraudó, se volcó en esta fiesta como lo hacía antes de que la pandemia interrumpiera la vida social de una manera tan abrupta y prolongada.

Los encargados de cocinar este año el tradicional plato de las Festes des Vermar de Binissalem.

Para la preparación de los fideus de vermar, un grupo de voluntarios prepararon más de 300 kilos de carne de oveja donada por las carnicerías del pueblo y por el Ajuntament de Binissalem, y 280 kilos de fideos. Este año, como novedad se preparó un caldero de la receta con producto local y ecológico, en colaboración con la Associació de Producció Agrària Ecològica de Mallorca , Mè Ecològic de Mallorca, Pagesos Ecològics de Mallorca, Associació de Varietats Locals de Mallorca, Es Molí de Sant Antoni y Galletes Rossellons; tampoco faltaron los vinos locales, aportados por la bodega José L. Ferrer.

Ph22092255-13.jpg

La velada tuvo una participación masiva tras dos años suspendida por la pandemia.

La música de los xeremiers animó la velada y se mezcló con las animadas conversaciones y risas en todas las mesas. Muchos habían subido a pie para evitar los atascos, llevando mesas y sillas para asegurarse un sitio entre la multitu. Los de fora poble pudieron aprovechar para llegar a Binissalem en tren, de manera gratuita. Además, hoy Serveis Ferroriaris de Mallorca habilitará servicios especiales de tren para asistir al también multitudinario Sopar a la Fresca.

El apunte

Los vermadors y voluntarios sirven y preparan los fideus de vermar

La elaboración de los fideus de vermar corre a cargo de un grupo de voluntarios que organizan también la comida del dinar de trepitjadors. Este año, los encargados de cocinar esta receta que celebra el fin de la vendimia fueron Toni Bestard, Joana Rosselló, Tomeu Salom, Maria Barrera, Paco Reynés, Antònia Vicens, Joan Pujadas, Joan Seguí y Gaspar Ramis. Los encargados de servir las mesas fueron los diez jóvenes que este año son los vermadors y las vermadores oficiales.