Imagen de archivo de una vista de Punta Ballena, en Magaluf. | Redacción Part Forana

7

El Ajuntament de Calvià podrá cerrar de forma cautelar locales de Magaluf que vendan alcohol entre las 21:30 horas y las 8 horas del día siguiente, que es cuando el decreto contra el turismo de excesos prohibe hacerlo. La normativa, aprobada hace dos años, también veta las barras libres y las excursiones etílicas, entre otras medidas. El pleno del Consell de Mallorca validó ayer el convenio acordado entre el Govern y el Consistorio para que éste pueda, además de levantar actas de sanción, gestionarlas y establecer los cierres preventivos cuando sea necesario.

«Con las ordenanzas de estética y convivencia no se pueden cerrar locales y las sanciones no siempre han servido; lo que realmente sanciona es no poder operar esta actividad», defendió el conseller insular de Turisme, Andreu Serra. Algunos empresarios, pese haber sido sancionados, continúan incumpliendo el decreto mientras se tramita la multa. «Poder establecer medidas preventivas en determinados establecimientos de manera rápida permitirá ser realmente efectivos para cumplir con el decreto», afirmó Serra.

La consellera electa del PP, Raquel Sánchez, rechazó el convenio porque «perjudica al ayuntamiento y beneficia al Consell». La política, que como Serra también es de Calvià, considera que el traspaso de competencias supondrá un incremento de la carga de trabajo para el Consistorio    y que la institución insular se quedará con el dinero de las multas interpuestas. Sánchez criticó que el Consell «no quiera» ejercer las competencias turísticas, que adquirió en enero. También cargó contra el alcalde calvianer, Alfonso Rodríguez, por aceptar el convenio.

Sobre la regulación de la venta de alcohol por horas, la consellera dijo que no es eficaz porque los clientes compran las cajas de cerveza a las nueve y aun así «beben igualmente». «La única solución es fomentar el turismo familiar y de calidad», comentó. «No voy a criticar todo lo que hacen porque si el Govern le hubiera hecho más caso a usted, ahora habría un ocio más divertido, como el del Mallorca Live Festival», añadió. Sánchez concluyó que en las zonas maduras hay que arreglar el espacio público para incrementar el turismo de calidad. El PP fue el único grupo político del Consell que ayer votó en contra del convenio.