Pere A. Mateu, Carles del Olmo, Joan Llabrés, Manuel Espinosa, Maria A. Roig, Bel Crespí, Pere Perelló y Joan Campaner. | Redacción Part Forana

0

El archivo municipal de sa Pobla celebra su centenario en 2021 coincidiendo con una época en la que se están haciendo esfuerzos para actualizarlo y devolverle el prestigio como referente en toda Mallorca. El origen del archivo pobler se encuentra en junio de 1921, cuando el vicario Joan Parera comenzó a ordenar e inventariar la documentación, que se encontraba en la casa consistorial, con ayuda de cuatro seminaristas locales. En 1945 fue Jaume Lladó quien elaboró el catálogo del archivo municipal y ya en 1960 se creó el Patronato Pro Museo Local de sa Pobla, que impulsó la compra de Can Planes.

A principios de los sesenta la documentación se trasladó al instituto de la plaza del Mercat. Fue en 1973 cuando se inauguró el Museu Etnològic i Arxiu Municipal en Can Planes, que se había adquirido el año anterior. Tras un periodo en el que estuvo a punto de desmantelarse, en 1982 se crearon grupos de trabajo para organizar de nuevo el archivo, bajo la dirección de Antoni Mut. Los documentos se desperdigaron durante una década en varios lugares y en 1993 volvió a elaborarse un nuevo inventario, mientras que dos años después se inauguró el nuevo archivo en Can Garroví.

Inauguración del archivo en Can Garroví. Foto: J. Llabrés.

Ya en 2011 abrieron las nuevas dependencias en Can Cirera Prim, donde ahora se han modernizado las instalaciones, gracias al empeño del regidor de Cultura, Antoni Simó Tomàs. Un equipo de investigación formado por Maria A. Roig, Isabel Crespí, Manuel Espinosa, Carlos del Olmo, Pere A. Mateu, Joan Campaner, Joan Llabrés y Pere Perelló disponen de un archivo con 6.593 entradas que hace honor a la historia poblera.