En el interior del museo parroquial está la casulla del cardenal Despuig.

0

La parroquia de Sant Miquel de Campanet estrena un pequeño museo en el que exhibe todo tipo de objetos relacionados con la liturgia, entre ellos algunas auténticas ‘joyas’ como una casulla del cardenal Despuig bordada a mano con el escudo de Campanet.
El rector Joan Femenia es el artífice de este proyecto que pretende servir de reconocimiento a varias generaciones de campaneters. «Va más allá de exhibir obras de arte eclesiástico. No solo se muestra arte religioso sino también los objetos que se empleaban en la liturgia de la iglesia porque es una forma de recordar a nuestros mayores», dice.

«Cuando llegué a la parroquia encontré en el coro un museo cerrado y la gente del consejo parroquial me lo pedía, pero ha habido que ordenar e inventariar todo lo que tenemos y lo que mostramos en el museo es una pequeña selección de esas piezas porque no se trata de poner todo sino de poner cierto orden, iremos cambiando», dice el rector.

Visitas

El museo abre sus puertas a las visitas todos los martes por la mañana y de lunes a viernes, una hora antes de la misa. Entre las piezas que se pueden encontrar, además de la casulla del cardenal Despuig destaca una figura de un Cristo resucitado del siglo XV que antiguamente salía en la procesión del encuentro. Con el paso de los años aquella figura se sustituyó en la procesión por la de un Cristo crucificado.

La parroquia ha inventariado 270 piezas. El rector se muestra encantado de ofrecer «un sitio donde vivir el patrimonio religioso de Campanet. Vivo, porque se mueve en el diálogo de la fe y de la cultura». Quienes se acerquen a la parroquia también podrán disfrutar de su lámpara central, que llevaba años apagada y ahora brilla con sus 252 bombillas tras una cuidadosa restauración.