El regidor Mateu Soler observa el mapa sobre el que los vecinos proyectaron sus ideas. | R.P.F.

0

Ca n’Escarrintxo podría albergar la primera sala cubierta municipal de conciertos. El Ajuntament de Pollença quiere comprar el recinto antes de final de año y ha abierto un proceso participativo para que el pueblo decida los futuros usos del viejo campo de fútbol y de los terrenos anexos. Un centenar de personas asistió este fin de semana a la primera jornada participativa ciudadana Imagina Ca n’Escarrintxo celebrada en el propio espacio. Entre las propuestas que cobran más fuerza está la de crear una sala cubierta de conciertos, ya que el Ajuntament no dispone hoy por hoy de un espacio propio adecuado para este fin y recurre periódicamente al Club Pollença para programar este tipo de eventos en invierno cuando no es factible usar el Claustre de Sant Domingo.

«El sábado salieron muchas ideas como la de crear una sala cubierta de conciertos en la parte que no es el propio campo de fútbol, o convertir el campo de fútbol en un espacio multifuncional en el que puedan tener cabida desde asociaciones a un huerto urbano», explica el regidor de Joventut i Participació, Mateu Soler.

Los terrenos, sobre los que el Ajuntament de Pollença maneja una opción de compra, tienen actualmente la calificación de suelo rústico por lo que la construcción de nuevas infraestructuras precisaría de la previa declaración de interés general.

Interés general

Consciente de ello, Mateu Soler explica que «ahora queda un trabajo de recoger todas las propuestas y analizarlas con los arquitectos para ver qué encaje legal y viabilidad pueden tener». La idea del Ajuntament es celebrar en marzo una segunda jornada.