Varios senderistas en uno de los refugios de la red del Consell de Mallorca. | Emilio Queirolo

3

Los refugios de la Serra de Tramuntana viven su particular 'boom' tras poner fin a las restricciones de la pandemia del coronavirus. Los seis refugios del Consell de Mallorca, que vuelven a estar al 100 % de su capacidad desde el pasado uno de octubre, han experimentado un antes y un después tras la COVID. Estos alojamientos se han convertido en una de las opciones de ocio más solicitadas para los fines de semana, ya que permiten disfrutar de la naturaleza sin que casi lo note el bolsillo.

Según los datos facilitados por el Consell de Mallorca, desde principios de año 2021 las reservas han ido aumentando progresivamente y a partir de septiembre han experimentado una subida considerable. Desde el pasado mes de octubre cuando volvieron a recuperar su actividad al cien por cien, la aceptación de los usuarios ha sido «muy buena y eso ha permitido que los datos de ocupación hayan subido mucho». Los refugios que forman parte de la Ruta de Pedra en Sec tienen una demanda creciente año tras año. En 2020, cuando todavía estaban vigentes muchas restricciones sanitarias, registraron un total de 1.104 usuarios, a pesar de que Pont Roma y sa Coma den Vidal estuvieron cerrados. Este mes de octubre, en comparación con el del año anterior, la ocupación se ha multiplicado por dos en casi todos los refugios, superando las expectativas en los de Tossals Verds y Son Amer, que siempre han sido los más demandados por los excursionistas.

Récord de reservas

Noticias relacionadas

En la Isla hay varios refugios que coinciden con la ruta GR221, que atraviesa la Serra de Tramuntana y permite conocer los paisajes de pedra en sec. El alojamiento estrella es el de Tossals Verds, construido en unas casas del siglo XIX, que se sitúan cerca de un pequeño huerto a 525 metros de altura, justo al lado del antiguo camino de Alaró a Almallutx. Este es el más solicitado por los senderistas, durante este 2021 ya ha registrado 2.105 pernoctaciones, el mes récord ha sido octubre con 696 reservas. El de Son Amer también ha superado la barrera de los 2.100 excursionistas que han pasado por allí en lo que va de año, el año anterior solo fueron 356.

Aunque no hay lista de espera en ninguno de los alojamientos, la progresión que han hecho los refugios de Can Boi y Pont Romà «es muy buena», pasando de tener cerca de veinte usuarios todo el mes de mayo a 332 usuarios en Can Boi y 197 usuarios en Pont Romà en octubre. El de Pollença ha pasado de estar cerrado durante el pasado año a superar las 383 reservas en lo que llevamos de 2021. Can Boi, en Deià, tuvo 204 pernoctaciones en 2020 y este año ya supera las 738. En todos ellos se puede reservar a través de la página web del Consell y el precio por persona y noche es de unos catorce euros.

En cuanto a las nacionalidades de los usuarios que acuden a los refugios, la mayoría de ellos son españoles (30 %), los alemanes representan alrededor del 22 % de ocupación, seguidos de los ingleses, holandeses, checos y daneses. Destaca la predilección de los alemanes por el albergue de Tossals Verds, que en octubre de 2021, llegan al 30 % de ocupación frente al 24 % de españoles.