Pep Gall es el nuevo alcalde que sucede a Mateu Puigròs. | Laura Becerra

6

Pep Jaume Umbert, en Pep Gall, ya es el nuevo alcalde de Sant Llorenç. Arropado por su familia, amigos y por toda la plana socialista cogió la vara en un concurrido y emotivo pleno celebrado en el Espai 36 a las 12 horas. Lágrimas, muchos sentimientos,    agradecimientos e ilusión es el resumen de un relevo histórico. Tras 26 años al frente, el Independent Mateu Puigròs (GISCa) dejó la alcaldía en cumplimiento del pacto de gobernabilidad. Empieza una nueva etapa en Sant Llorenç con un nuevo líder que seguirá en la misma línea, priorizando el consenso entre los partidos integrantes del pacto (PSOE-GISCa-PI y Més).

Noticias relacionadas

Puigròs renunció a la alcaldía este martes y pasó a ser alcaldesa accidental su número 2, Antonia Bauzà. En el pleno de constitución del nuevo alcalde fue ella la que le entregó la vara a Pep Jaume tras haber cumplido con los diferentes trámites. Y quiso el nuevo alcalde que el saliente fuera el primero en dirigirse a los asistentes. Puigròs también estuvo acompañado por su familia y por los históricos de la formación. En su discurso agradeció a los ciudadanos su apoyo durante tantos años así como a los partidos políticos que le han acompañado en las diferentes legislaturas. También alabó el empeño y la labor de los funcionarios por su apoyo    a la hora de cumplir los acuerdos del pacto. Recordó los difíciles días de la torrentada y dijo que lo conseguido es «mérito de un equipo que ha trabajado mucho, porque ésta es la única manera de tener éxito en el municipalismo».

La presidenta del Govern,Francina Armengol, la presidenta del Consell, Catalina Cladera, la secretaria general de los socialistas de Mallorca, Mercedes Garrido, el presidente del Parlament, Vicenç Thomàs, entre otros, así como los representantes socialistas de la comarca, acompañaron a PepJaume en un día histórico. El nuevo alcalde asume el reto con «ilusión» y con la intención de que Sant Llorenç «prospere y sea un municipio moderno». Aseguró que «seguiremos cumpliendo con los acuerdos asumidos por el pacto». Además se comprometió    a «escuchar a todos los ciudadanos» pero también a «tomar decisiones    y rectificar cuando me equivoque».