Imagen de las obras.

0

Las obras de supresión del paso a nivel de Sa Farinera, en el municipio de Marratxí, el que soportaba mayor nivel de tráfico de toda la red ferroviaria, estarán terminadas en diciembre.

Las obras, a la altura del punto kilométrico 4,2 de la línea Palma-Inca, se encuentran ya en la fase final de ejecución y la previsión es que terminen antes de que acabe el año, ha informado la Conselleria de Movilidad en un comunicado, en el que recuerda que empezaron en febrero, con el cierre definitivo del tránsito en este paso.

Ya está ejecutado el paso superior, a excepción de la pintura viaria y de las plantas. Se está preparando la superficie por el cierre definitivo de la vía.

El paso inferior, ejecutado en septiembre con el corte de tránsito ferroviario y la colocación del cajón clavado, se está adecuando para su uso en condiciones de accesibilidad y seguridad, con la instalación de los ascensores, las bombas para la recogida de agua en el interior y la iluminación.

Los muros del paso inferior albergarán una obra gráfica de tipo grafitti, que se hará mediante un concurso que convocará el Ayuntamiento de Marratxí.

A propuesta del consistorio, el puente que se está construyendo sobre el torrente de Coanegra, que tendrá 30 metros de longitud, incorporará un carril bici de 2 metros de anchura; y en la ejecución del paso inferior para peatones, se crea una plaza contigua a la calle de Sa Farinera, a ambos lados del paso.

El alcalde de Marratxí, Miquel Cabot, ha destacado la importancia de la obra para «garantizar la seguridad de los ciudadanos del Pont d'Inca y que contribuirá a la transformación del entorno junto con el edificio de la Refinadora».

El conseller Josep Marí ha visitado las obras y las ha enmarcado en la estrategia de Govern de mejorar la seguridad en el transporte ferroviario, con la supresión total de los pasos a nivel existentes en la red ferroviaria a medida que las posibilidades técnicas y presupuestarias lo permitan.