El acto de en Ca ses Monges estuvo cargado de emoción. La familia ayudó a descubrir un retrato fotográfico de Antoni Pons Sastre y se expuso el glosado ‘La meva infantesa’ que cedió y dedicó a la gente mayor del pueblo y que custodia la parroquia de Santa Anna. Intervino en nombre de la familia su hija Lina Pons. | Elena Ballestero

0

Moscari celebró este jueves en el marco de la Festa Major de Santa Anna el acto solemne de nombramiento de Antoni Pons como Hijo Ilustre del municipio.

El Ajuntament de Selva aprobó formalmente el 14 de julio de 2020 por unanimidad el nombramiento, pero debido a la pandemia el acto público de proclamación se ha retrasado un año. Así, en Ca ses Monges (donde Pons inició su formación escolar siendo un niño) se respiraba ayer una explosión de emoción contenida.

Uno de los momentos más bonitos fue el de recuerdo a Margalida Salom, esposa de Antoni Pons, que murió en abril. Una mujer «imprescindible, copartícipe e impulsora de las iniciativas de su esposo, además de valiente y avanzada a su tiempo», dijo el alcalde pedáneo Rafel Gelabert.

Selva, y muy especialmente Moscari, pedanía en la que nació Antoni Pons  Sastre en 1919, reconoce la trayectoria del periodista, glosador, promotor cultural y político. «Un gran embajador que lució siempre el título de moscarienc por todos los lugares a los que iba», explicó Gelabert.

Durante la celebración  anunció la intención del Ajuntament de dar a la escuela infantil municipal el nombre de Antoni Pons.

En representación de la familia intervino su hija Lina Pons. Recuperó algunos extractos del pregón que su padre hizo en su pueblo natal en 1983 cargado de emoción, vivencias y optimismo. Soñaba con envejecer en Moscari.     

Junto a las autoridades, encabezadas por los alcaldes de Selva y de Inca Joan Rotger y Virgilio Moreno, la familia destapó un gran retrato de Antoni Pons y el glosado La meva infantesa dedicado a la gente mayor.

Fue un servidor público y gran embajador cultural y político

Selva distingue al moscarienc Antoni Pons por su trayectoria como político, escritor y promotor cultural. Destaca el reflejo en su obra literaria de los valores históricos y de la toponimia propia de    Moscari y su dedicación a Inca, ciudad de la que fue alcalde diez años. El alcalde de Selva, Joan Rotger, se refirió a él como «un cultivador de la vida, que cultivó la familia, el humanismo, la palabra y la dedicación a la vida pública». «Permanecerá mientras mantengamos viva su memoria», dijo.

Los hijos y nietos de Antoni Pons Sastre.