Una veintena de activistas de toda la Isla se concentraron ante las puertas del Ajuntament de Lloseta. | Moviment Feminista de Mallorca

9

Una veintena de integrantes del Moviment Feminista de Mallorca realizaron este sábado una concentración ante las puertas del Ajuntament de Lloseta en señal de protesta por la sanción impuesta a dos de sus activistas a raíz de una acción reivindicativa realizada con motivo del 8M, el pasado mes de marzo.

Las mujeres se concentraron a las 12 del mediodía en la escalera de acceso al Ajuntament y guardaron «un minuto de silencio y 5 minutos de ruido contra la violencia institucional». Además, pegaron simbólicamente carteles con los nombres de mujeres destacadas, los mismos que trataron de pegar durante la noche del 8M.

Una acción simbólica

Aquella noche, la multitudinaria manifestación feminista del 8M fue suspendida por la pandemia, pero en su lugar, en varios municipios pequeños grupos de mujeres realizaron un acto simbólico pegando carteles con nombres de mujeres relevantes sobre las placas de las calles. «Esta acción transcurrió sin problemas en Sencelles, Manacor, Alaró, Artà, Capdepera, Palma y Felanitx; pero Lloseta fue el único municipio donde hubo problemas».

Las participantes explicaron que la Policía Local no les permitió continuar con la acción simbólica. «Las compañeras se mostraron colaboradoras en todo momento y siguieron las instrucciones de la Policía, pero finalmente les prohibieron realizar la acción, que pretendía visibilizar a mujeres del municipio, abuelas, sanitarias, madres, educadoras, etc», apunta el colectivo.

Moviment Feminista de Mallorca

Noticias relacionadas

Hace unos días, dos de las activistas de Lloseta que fueron identificadas aquella noche recibieron una sanción de cien euros cada una. Esto ha provocado la reacción del Moviment Feminista, que considera que «condenamos la actitud de la Policía y del consistorio llosetí, que ha creído oportuno continuar con la criminalización de las activistas, a las que les aplica la ley de Protección de Seguridad Ciudadana; la Ley Mordaza que el PSOE, partido que gobierna en Lloseta y en el Estado, prometió derogar».

Ultima Hora no ha logrado contactar con el alcalde, Chema Muñoz, para conocer su versión de los hechos, pero en su día éste justificó que la Policía detuviera la acción simbólica del 8M «porque no pidieron permiso ni avisaron».