El alcalde Jaume Monserrat y la regidora Catalina Soler ante los contenedores repletos de envases de cristal y plástico. | Gori Vicens

2

Toneladas y toneladas de residuos, principalmente botellas y enseres de cristal y plástico que desde hace más de 20 o 30 años están amontonados en un terreno protegido ANEI, están siendo retirados estos días por operarios de la empresa contratada por el Ajuntament de Felanitx. Se trata del impresionante vertedero ilegal escondido dentro de un comellà en plena Serra de Llevant, muy cerca de la zona del Puig de Sant Salvador, en la carretera de Felanitx a Portocolom. Por la orografía del terreno, por allí transcurre el lecho del torrente que llega a desembocar a Cala Murada.

El pasado mes de octubre la entidad ecologista Greenpeace denunció la existencia del vertedero y las impactantes imágenes de basura acumulada fueron noticia incluso en los telediarios nacionales.

Estos días los operarios ya han retirado unas 20 toneladas de residuos y casi no se percibe el cambio, cosa que demuestra la magnitud del vertedero. En esta primera fase, los envases se recogen a mano uno a uno Según el tipo de residuo se depositan en un contenedor u otro. Por la complejidad del terreno y del material es desaconsejable hacerlo con maquinaria.

Noticias relacionadas

Cuando se denunció, el Ajuntament se puso manos a la obra. Primero en intentar localizar el propietario del terreno, que no ha podido ser localizado, hecho que ha retrasado las tareas de limpieza. Y, por otra, la redacción de toda una serie de informes hechos conjuntamente con la Conselleria de Medi Ambient que han determinado los pasos a seguir ante tan complejo ‘descubrimiento’. En esta primera fase el Ajuntament de Felanitx aporta 23.000 euros para la limpieza superficial.

Catas al subsuelo

Posteriormente serán «los técnicos de la Conselleria de Medi Ambient los encargados de analizar el terreno para saber qué hay debajo y poder tomar una decisión conjunta (Conselleria-Ajuntament) de la actuación que se debe seguir», ha explicado el alcalde de Felanitx, Jaume Monserrat (PI), que ayer visitó los trabajos de retirada de residuos junto a la regidora de Medi Ambient, Catalina Soler (PP). Para Soler, «una vez hechas las catas se determinará la intervención a seguir, o bien la restauración, vertiendo tierra encima de lo que quede de acuerdo a los criterios técnicos, o bien, una minerización que consistiría en sacar todo lo que hay en el subsuelo y analizar si se tiene que llevar a incinerar». Esta segunda opción dispararía el coste del trabajo a una cifra muy difícil de cuantificar.

Los residuos que se recogen no se pueden reciclar debido a la antigüedad. Se calcula que hace entre 20 y 30 años que están allí tirados. Con el paso del tiempo, de los efectos del sol y de la intemperie están quemados y ya no sirven para ser reciclados. Si no surgen complicaciones, la previsión es que en una o dos semanas más el grueso de los plásticos y vidrios estén ya retirados.

¿Quién puede ser el propietario del terreno?

El retraso de casi nueve meses en la limpieza ha venido marcado por no saber quién es el propietario del terreno. El catastro en esta zona marca un vacío legal y no están dibujadas las parcelas. Por contra, al ser un terreno protegido y de ‘poco’ valor económico, posiblemente no se han ido inscribiendo las transacciones en el Registro de la Propiedad. Para localizarlo se han publicado edictos en el BOE.