La llegada de turistas en tren supone también un respiro para comercios y restaurantes. | I.C.

2

El tren de Sóller arrancó este martes la temporada turística con cuatro meses de retraso debido a la pandemia y lo hizo colgando el cartel de completo en el convoy que salió de Palma hacia Sóller. Unos 350 pasajeros realizaron el primer recorrido.

El presidente de la compañía, Óscar Mayol, mostró su satisfacción por la fidelidad del turista que visita la Isla y por el 100 por cien de ocupación de asientos en la primera expedición. Espera que esta tendencia «continúe durante toda la temporada». Aun así recordó que el lleno de ayer se debía a los grupos de agencias que tienen contratadas excursiones los martes y jueves. En cuanto a si se mantendrán los actuales horarios, cree que «dependerá de la demanda», pero no descarta su ampliación.

Por ahora las salidas de Palma hacia Sóller son a las 10.30 y las 18 horas y las de Sóller a Palma, a las 9 de la mañana y a las 17 horas. Por su parte el comité de empresa y los sindicatos UGT, STEI y CCOO exigieron ayer a la empresa y al Govern «que el ferrocarril reinicie su actividad cumpliendo con todos los requisitos de servicio, eficiencia, calidad y seguridad que la normativa vigente obliga» especialmente en lo que atañe al personal y al número de expediciones mínimas diarias establecidas en el título de concesión.