Uno de los puntos de mejora es la calle Nuredduna, el centro comercial de Canyamel así como las calles anexas. Aquí se encuentran restaurantes, comercios y la mayoría de los hoteles con un gran potencial para acoger diferentes acontecimientos. | Assumpta Bassa

3

Capdepera se prepara para su reactivación económica y turística con varios proyectos de mejora de sus zonas costeras por valor de 1,8 millones de euros. El objetivo es modernizar las infraestructuras públicas y mejorar la oferta del destino.

El Ayuntamiento llevará a cabo obras de reforma en Canyamel y en sa Font de sa Cala así como en la avenida de l’Agulla, una de las principales vías de Cala Rajada, que comunica con su puerto deportivo y donde se registra una importante actividad comercial. Se trata de tres actuaciones de 620.000 euros cada una de ellas y que cuentan con la financiación del consorcio bolsa de alojamientos turísticos del Govern balear.

La regidora de Urbanismo, Mónica Viejo (PSOE), explicó a este periódico que «las obras de la avenida de l’Agulla ya se encuentran en periodo de licitación. Su inicio dependerá de la temporada turística pero, en principio, las obras podrían empezar tras el verano. El consorcio financia, con 500.000 euros, cada uno de los proyectos y el resto lo aportan las arcas municipales».

Uno de los proyectos más reivindicados, dado su estado obsoleto, es la rehabilitación de la calle de l’Agulla. Actualmente es una vía con dos carriles de circulación, con aparcamientos en batería y con aceras deterioradas que, en su mayoría, se encuentran ocupadas por las prolongaciones comerciales mediante toldos para exponer los productos, por lo que hay que hay que regular esta ocupación.

Accesibilidad

Las actuaciones contempladas pretenden adecuar esta avenida y mejorar el firme de la calzada. Se pondrán luminarias de bajo consumo y se renovará el mobiliario urbano. También, según explicó la responsable de Urbanisme, se colocarán aparca bicis en la rotonda de acceso, se mejorará la zona de juegos infantiles y las zonas verdes colindantes. En Canyamel, la propuesta pasa por mejorar la accesibilidad y la seguridad de la calle Nuredduna e incrementar la calidad de la oferta turística mediante la innovación tecnológica. Las obras se llevarán a cabo en esta zona comercial y en las calles y plazas, en los accesos a la playa.

Según explicó Viejo, «la zona de actuación se extiende 700 metros en varias calles y, en su entorno, se sitúan varios hoteles con instalaciones de calidad para la organización de acontecimientos, como congresos y convenciones, así como restaurantes con gastronomía tradicional. En el caso de sa Font de sa Cala se adecua la avenida de acceso con una longitud de 800 metros. Desde esta zona parten varias rutas senderistas cuyo uso se verá potenciado por la actuación prevista. También se mejorará el pavimento de la calzada y sobre todo las zonas peatonales por su mal estado de conservación.