La Mobofest se celebrará en la finca Baix de sa Riba. | Lola Olmo

0

Los promotores del MoboFest y el Ajuntament de Lloret están ultimando las medidas de seguridad para la organización del festival de música que, este verano, se celebrará por primera vez en el municipio con la asistencia de un millar de personas, según las previsiones.

La cita tendrá lugar los días 30 y 31 de julio, y 1 de agosto en una finca de Baix de sa Riba situada junto al aparcamiento y al colegio. El centro educativo hará las funciones de backstage para los doce artistas y grupos invitados. El Ajuntament de Lloret ha alcanzado un acuerdo de colaboración con los promotores que incluye la logística y una aportación económica por determinar. Entre otras facilidades, el consistorio aportará las sillas, puesto que los conciertos se celebrarán por primera vez en un formato adaptado a la situación generada por la Covid-19, con el público sentado y con distancias de seguridad.

La MoboFest se celebró desde 2017 a 2019 en el Puig de Consolació, donde llegó a reunir a 5.000 personas en su última edición. En 2020 la cita se organizó en forma de pequeños conciertos, pero fue suspendida a última hora mediante un bando municipal y se rompieron las relaciones entre los promotores y el Ajuntament de Sant Joan. Ahora Lloret se estrenará como escenario de la escena musical emergente.