Vista general del Magaluf, principal zona turística de Calvià. | David Ramos

8

La pandemia ha dejado al descubierto el riesgo que entraña la casi absoluta dependencia del turismo internacional en destinos como Calvià. Con el objetivo de reequilibrar esta situación, el Ajuntament de Calvià ha iniciado la redefinición de su estrategia turística con el objetivo de recuperar el turismo nacional perdido en las últimas décadas en favor del mercado foráneo.

Según el director general de Turismo de Calvià, Xavier Pascuet, el desequilibrio entre el turismo internacional y el doméstico se sitúa en un 85/15. «Esto dista mucho de lo que pasa en destinos similares a Calvià integrados en la Alianza de Municipios Turísticos de Sol y Playa, donde el balance es de 60/40», expone Pascuet.

La idea del consistorio presidido por el alcalde Alfonso Rodríguez (PSOE) es escalar hasta esos ratios, aunque para lograrlo reconocen que Calvià necesitará de una ayuda adicional que sirva para paliar los efectos de una insularidad que no padecen municipios como Benidorm o Salou.

La reconquista del turismo nacional, prosigue Pascuet, se focalizará, sobre todo, durante los meses de temporada media y baja, y a través de productos deportivos y culturales. «También es fundamental recuperar el empujón del turismo social (Imserso) para alargar la temporada y dar a conocer el destino». Un turismo que, más allá de la Tercera Edad, propone Xavier Pascuet, podría extenderse a las familias a las que, desde el punto de vista económico, les es complicado viajar sin medios de transporte propios, como el coche, y deben hacer uso de barco o avión. «Si se lo ponemos fácil y bien de precio con bonificaciones públicas, estas personas pueden ser importantísimas para mantener los hoteles abiertos», asegura Pascuet.