Joan Tortell y Toni Cladera mandaron centenares de alegaciones a través de Correos. | Lola Olmo

5

Muro ha respondido masivamente a la llamada de la Associació de Veïnats Caseta dels Capellans para que se sumaran a la defensa del poblado de veraneo.

En una semana, la AAVV ha recogido un millar de alegaciones al deslinde de Costas y este viernes colapsó el registro municipal, por lo que el presidente y el vicepresidente de la entidad vecinal, Joan Tortell y Toni Cladera respectivamente, tuvieron que repartirlas también entre Correos y la Demarcación de Costas. Este organismo del Estado ha propuesto un deslinde del dominio marítimo-terrestre que afecta a 22 de las 145 casas de veraneo y a los tres chiringuitos de la misma playa.

Noticias relacionadas

Apoyo del Consell

Mientras, los vecinos «continuamos recogiendo alegaciones hasta el último día de plazo para presentarlas», explica el portavoz de la AAVV Caseta dels Capellans, Joan Álvarez. Por su parte, el Ajuntament de Muro busca el apoyo institucional para tratar de dejar fuera del dominio público marítimo - terrestre todas las construcciones afectadas.

Este viernes el alcalde, Antoni Serra, la edil delegada de Capellans, Marga Ballester, y la concejal del PSOE y directora insular de Deporte, Marga Portells, se reunieron con la consellera insular y el director general de Territori, Maria Antònia Garcies y Miquel Vadell. «Los técnicos ven más viable que se salven las casas situadas en la parte más interior, pero nosotros intentaremos que sean todas», apunta Serra. Muro ya vivió una movilización aún mayor en 2006, cuando Costas presentó un primer deslinde que dejaba todo el poblado bajo su dominio y no prosperó.