Este lunes los técnicos han localizado los restos de más de 20 personas en las cinco fosas encontradas en el cementerio de Porreres. | CAIB

16

La directora de la excavación, Lourdes Herrasti, de la sociedad científica Aranzadi, ha anunciado este lunes que han hallado restos de más de 20 personas en las cinco fosas encontradas desde que la semana pasada empezaron los trabajos de excavación de la segunda fase en la fosa de Porreres.

«Por ahora, el recuento genérico es de más de 20 individuos en todas las fosas que tenemos a la vista», ha asegurado Herrasti en una conexión en directo con los trabajos que se desarrollan en el cementerio municipal, en busca de cuerpos de desaparecidos de la Guerra Civil.

Después de que el viernes los investigadores informaran del hallazgo de dos fosas comunes en la zona de excavación, Herrasti ha añadido hoy que los tres cuerpos encontrados ese día en una de esas fosas se están retirando porque han detectado que hay más cuerpos debajo.

Ha detallado que en la fosa que han hallado debajo de una gran placa de hormigón que retiraron entre el primer y segundo día de trabajo, la denominada fosa 10, que presenta las medidas habituales de 1,30 por 2 metros, «hay restos de 9 individuos por los menos», y aún no se sabe si debajo hay alguna capa más. «Es posible que haya un número mayor debajo», ha advertido.

«Son todos varones con ropa de abrigo, lo que concuerda con la idea que teníamos de que sean de enero de 1937», ha explicado. Ha puntualizado que «están tal como cayeron», algunos bocabajo, otros hacia arriba y los demás en posición lateral. Algunos llevan «zapato bueno de invierno» y dos de ellos con suela de alpargata. Uno de los hombres lleva puesto un abrigo o gabán y otro «conserva perfectamente el cinturón».

En esta fosa 10 han aparecido además tres casquillos de arma corta, y en la 11 también hay casquillos y varios proyectiles «uno claramente junto a un cráneo que atravesó».

En la fosa 5, la que quedó por excavar en la primera fase de exhumación en el cementerio de Porreres iniciada en 2016, situada en el extremo bajo la capilla y que ocupaba todo el ángulo de la misma, de nuevo con un tamaño 1,30 por 2 metros, los investigadores calculan que hay «más de 7 personas».

Entre los objetos hallados en la fosa 5 figuran un tintero y una moneda. Sobre la presencia de esos objetos, Herrasti ha indicado que probablemente los llevaban en los bolsillos, porque se cree que las víctimas proceden de las cárceles de Can Mir o de Bellver, y pensaban que era una saca de liberación, pero fueron conducidos al oratorio de Porreres donde fueron asesinados.

En otra fosa hay restos de más de 2 personas; en otra más de al menos hay restos de una persona y Herrasti ha advertido de que seguramente había más pero quedó destruida con la placa de hormigón; y en la 11 hay restos de tres personas en la parte superficial y «debajo hay más».

El secretario autonómico de Sectores Productivos y Memoria Democrática, Jesús Jurado, ha asegurado que «hallar más de 20 cuerpos de personas represaliadas es un trabajo fantástico», sobre todo para «las familias que llevan 85 años esperando». «Aunque sea tarde, al final se pueden impulsar estos trabajos que son tan necesarios», ha dicho Jurado.

Sobre los restos que no se puedan identificar, Jurado ha explicado que el Govern se plantea hacer un memorial, «que está en fase de estudio», donde depositar los cuerpos hallados en las diferentes fosas y que no hayan podido ser identificados. Del mismo modo, los objetos que no tengan un destinatario concreto por ser identificados por las familias, podrían pasar a formar parte de una exposición y constituir un fondo museístico de memoria democrática «para hacer pedagogía sobre lo ocurrido», ha agregado Jurado, que considera «muy importante poder conservar estos elementos».

La intervención es la continuación de la llevada a cabo en noviembre de 2016, que permitió exhumar 49 cuerpos de víctimas, de las que 14 fueron identificadas y sus restos se devolvieron a sus familias. En aquella intervención se localizaron nueve fosas comunes, que fueron excavadas en su totalidad, a excepción de la fosa número 5, que se encontraba debajo del bloque de nichos construidos en la parte central de la parcela, y que se estimaba que podría contener, al menos, restos de seis personas. Este lunes se ha confirmado que al menos son 7.