El departamento insular de Movilidad colocó unos 70 metros lineales de pretiles prefabricados hechos de cemento y piedra que ahora se sustituirán por guardarraíles forrados de madera en este tramo y en otros dos donde hay barrera metálica. | Lluc Garcia

16

El Departamento de Patrimonio del Consell de Mallorca considera que la colocación de pretiles prefabricados con hormigón y piedra en la carretera de Sóller (MA-11), en un tramo de la vía situado dentro del ámbito del Paisatge Pintoresc de la Serra de Tramuntana, fue un «descuido» del departamento de Carreteras de la misma institución insular. Asegura que esta actuación se les debería de haber comunicado previamente, ya que «no se estaba utilizando el sistema habitual que se coloca normalmente en esta zona protegida». La directora insular de Patrimoni, Kika Coll, remarca que «aunque tenemos las competencias en la zona por el hecho de ser Bien de Interés Cultural y Paisaje Pintoresco, Carreteras no necesita solicitar permiso para los trabajos de mantenimiento habituales previamente supervisados por nuestro departamento». Pero recuerda que «en este caso, no se había solicitado y hubiera sido lo suyo, ya que no se utilizaba el sistema de siempre».

Por este motivo avanzó que ahora «ambos departamentos crearemos un protocolo de coordinación y a partir de ahora nos pasarán su planificación de obras en zonas protegidas para que controlemos el tipo de material que se va a usar, su posible impacto y decidiremos si se puede hacer o no según la Ley de Patrimonio».

Noticias relacionadas

En el caso de los muretes que la pasada semana se comenzaron a instalar en la carretera de Sóller sin que Patrimonio estuviera al tanto, Coll cree que «dado que era un material que daba pie a crear confusión, se hubiera podido evitar la polémica realizando una simple llamada de teléfono o reunión». La directora insular entiende que «todos nos podemos equivocar a la hora de tomar una decisión y en este caso ha sido un descuido por parte de Carreteres, pero no creo que se vuelva a equivocar en un tema como este». Coll también considera que esta polémica debe aprovecharse «para reforzar nuestros sistemas de comunicación y coordinación entre departamentos del Consell, y ha dado la oportunidad de dar marcha atrás en esta actuación».

Tras la polémica provocada por la colocación de estos materiales, el conseller insular de Movilidad e Infraestructuras, Iván Sevillano, anunció que se retirarán los pretiles y en su lugar se colocarán los habituales guardarraíles forrados de madera. La actuación está prevista que no se alargue más de dos semanas.