Dos buitres en su nido.

7

La Fundación Vida Silvestre Mediterránea ha celebrado este viernes su primera reunión con el voluntariado destinado a vigilar las zonas de nidificación del buitre negro, con el objetivo de evitar que los excursionistas de la Serra de Tramuntana se acerquen a los nidos de esta especie protegida.

Según ha informado la Fundación este viernes en nota de prensa, se aconseja que, con el fin de garantizar la reproducción con éxito de los buitres negros y otros, como los alimoches, que crían sobre todo en acantilados marinos, que los excursionistas no se acerquen a dichas zonas en la Serra de Tramuntana entre los meses de enero y septiembre.

Desde hace décadas, ONGs como es el caso de la Fundación Vida Silvestre Mediterránea, administraciones y numerosos voluntarios han realizado esfuerzos para recuperar dicha especie. Por ello, ha hecho hincapié la Fundación, durante años es necesario consolidar dicha recuperación contribuyendo al cuidado y máxima protección de estas especies.