La parcela con las casas prefabricadas está situada junto a la carretera de Sineu. | Redacción Part Forana

62

El Consell ha denunciado ante la Fiscalía al promotor de un terreno rústico situado en Sencelles que ha sido dividido en ocho parcelas y en cada una de ellas se ha instalado una casa prefabricada. La denuncia partió de las quejas de los vecinos de esta zona rústica situada junto a la Carretera Vella de Sineu, que expusieron los hechos al Ajuntament de Sencelles, y éste a la Agència de Defensa del Territori (ADT).

Según confirman fuentes de la ADT, este órgano de disciplina urbanística del Consell abrió dos expedientes disciplinarios por la instalación de casetas prefabricadas en dos parcelas de suelo rústico común y ordenó la paralización de las obras. «Ante la negativa de su propietario a paralizar las obras, que son ilegales, tal como marca la Llei de Sòl Rústic hemos llevado el tema a la Fiscalía y pedimos la sanción máxima, que asciende a un 250 por ciento del valor de las obras realizadas», apunta la ADT.

El alcalde de Sencelles, Joan Carles Verd, explica que «actuamos desde el primer momento, el celador municipal acudió al lugar y los inquilinos de estas casas se aferraron a que tienen un contrato de alquiler e incluso de compraventa, pero deben saber que no es legal y que pueden estar tirando su dinero». Este no es el único caso en el municipio, en el mismo polígono, a poca distancia de estas casas ahora denunciadas, se está construyendo una nueva parcelación con miniviviendas prefabricadas, que el Ajuntament también ha puesto en conocimiento de la ADT, a quien transfirió las competencias sobre el urbanismo en suelo rústico.

Vecinos de estas parcelas han mostrado su indignación al considerar que se desvirtúa la estética y el entorno, al constituir de hecho una «urbanización» del campo sin cumplir con la parcela mínima que se requiere y con casas prefabricadas, algo que está prohibido en todo el suelo rústico común de la Isla.