El bar de sa Foradada el pasado domingo.

54

Sin mascarilla, tomando el sol con consumición en mano y música de ambiente. Así estaba este pasado domingo por la mañana el bar del mirador de sa Foradada, abierto y sin tener en cuenta ninguna de las medidas sanitarias para frenar la pandemia del coronavirus en Baleares.

La Guardia Civil tuvo que intervenir este domingo el local ante el incumplimiento de las restricciones. El establecimiento abrió, puso música a todo volumen y sirvió bebidas a los clientes sin tener en cuenta ninguna de las actuales medidas.

Los vecinos del municipio alertaron al alcalde de Deià, Lluis Apesteguia, de lo que estaba ocurriendo en el mirado y esté avisó a los agentes, quienes en menos de veinte minutos se personaron en el lugar de los hechos.

Los agentes clausuraron el local y levantaron acta con una propuesta de sanción.