Entre la basura acumulada en Cala Figuera había prácticamente de todo. | Redacción Part Forana

19

El entorno paradisíaco de Cala Figuera (Calvià) ha permanecido durante buena parte del mes de agosto repleto de inmundicia. Unos residuos que, en su mayor parte, flotaban en el mar. Lo que no quita para que entre ellos figurasen una decena de bolsas repletas de basura, un palé y hasta una cabra muerta. Esta última, muy probablemente, despeñada de los riscos de la Serra de Tramuntana.

Personal de Calvià 2000 (empresa pública dependiente del Ajuntament de Calvià) y voluntarios de Protección Civil limpiaron el jueves la cala, dejándola libre de residuos. Una operación que se produjo después de que, durante las últimas semanas, varios ciudadanos anónimos se pusieran en contacto con este diario para denunciar el infame estado que presentaba la cala. De hecho, algunos de ellos, aficionados al kayak, aprovechaban sus salidas para hacer deporte para, de vuelta a casa, detenerse en Cala Figuera y cargar dos bolsas de residuos en sus pequeñas embarcaciones.

Corrientes

Fuentes del Consistorio calvianer, apuntan que la acumulación de residuos en Cala Figuera se ha producido debido a corrientes marinas que arrastraron la basura hasta la caleta. Un lugar que por sus recogidas características provoca el amontonamiento de la suciedad al final de la ensenada, sin posibilidad que las mismas corrientes la devuelva a aguas exteriores. Cabe recordar que, este verano, la Conselleria de Medi Ambient ha suspendido el servicio de limpieza del litoral.