El próximo 2 de agosto no se repetirá el encuentro entre Joan Mas y el corsario Dragut en Pollença. | Jaume Morey

10

La junta local de seguridad celebrada esta semana en Pollença decidió suspender todos los actos de las fiestas de La Patrona que pudieran conllevar aglomeraciones de público. Entre ellos figura el simulacro de Moros i Cristians del 2 de agosto, así como otras tradiciones bien arraigadas como la Alborada en la madrugada anterior, las Canonades que anuncian el inicio de las fiestas y las populares verbenas nocturnas.

Los representantes del Ajuntament de Pollença, de la Policía Local y de la Guàrdia Civil tomaron esta decisión de forma definitiva aunque el alcalde de Pollença, Bartomeu Cifre, había avanzado durante el confinamiento que las fiestas tendrían un «alto carácter cultural, deportivo y festivo, pero teniendo en cuenta las limitaciones que la crisis sanitaria nos obligue a tener en cuenta».

Masificación

Uno de los principales temores de los responsables de la seguridad de las fiestas pollencines se encuentra en las aglomeraciones de público que se registran, especialmente durante el simulacro de los Moros i Cristians. Por ello, el alcalde dejó claro ayer que «todos los actos más multitudinarios se retiran del programa de fiestas».

Desde el Ajuntament se están barajando varias alternativas para suplir de alguna manera los eventos más esperados como los Moros i Cristians, la Alborada o las Canonades, pero en todo caso «no serán propuestas que permitan concentraciones de público», aclara Cifre. En cualquier caso, el programa de actos será de pequeño formato este año como han hecho ya otros municipios.

En la junta local de seguridad también se trataron las posibles concentraciones espontáneas de público que coincidan con los días marcados en el calendario por los pollencins, como es el caso del 2 de agosto.

Cifre pide un esfuerzo de concienciación «para que se eviten estos actos de irresponsabilidad». En el caso de que se lleguen a producir, no duda «en tomar las medidas preventivas adecuadas con la ayuda de la Policía Local y de la Guardia Civil».

Los Cossiers anunciaron el mes pasado que no iban a bailar durante las fiestas de La Patrona de este año y se ofrecieron a participar en propuestas alternativas.