Pandemia de coronavirus

El cierre de la actividad turística duplica la demanda de ayuda social urgente en Santa Margalida

| | Santa Margalida |

Valorar:
preload
Joana Llull, concejal de Servicios Sociales, durante un homenaje a los colectivos esenciales.

Joana Llull, concejal de Servicios Sociales, durante un homenaje a los colectivos esenciales.

El cierre de la actividad turística debido a la crisis sanitaria por el Covid-19 ha causado una demanda sin precedentes de ayuda urgente que ha obligado al Ajuntament de Santa Margalida a incrementar la plantilla y los fondos de los Servicios Sociales, desbordados por las necesidades de las familias más vulnerables.

Al ser un municipio turístico, el cierre de la planta hotelera, bares, restaurantes, souvenirs y todo tipo de negocios de la oferta complementaria, ha dejado sin ingresos a una parte importante de los residentes. Una de las medidas que se han puesto en marcha ha sido aumentar el número de trabajadoras sociales, que han pasado de dos a ser cinco, tres para Can Picafort y Son Serra, y otras dos para La Vila. En la zona costera se presta servicio a 90 familias, y a otras 70 en el núcleo de interior, con alrededor de 600 usuarios en total.

Para ello, el Ajuntament ha incorporado a tres trabajadoras sociales que prestaban sus servicios con una contrata externa para impartir dos programas, uno para juventud e inmigración, y otro de refuerzo escolar, ahora paralizados por el confinamiento.

«Con esta posibilidad que se publicó en el BOE, hemos reforzado la plantilla en previsión de lo que vendrá, pues pensamos que así como transcurran los meses, la situación de muchas familias va a empeorar y tendremos aún más demanda tanto de alimentos, como para tramitar ayudas del Ajuntament y del Gobierno», explica la concejal de Servicios Sociales, Joana Llull. En este sentido, el Ajuntament ha centralizado toda la atención social en un único número de teléfono (871 85 00 22) ante el colapso de las líneas y de los propios móviles de las trabajadoras.

El aumento de la demanda se ha notado sobre todo en alimentos, hasta el punto que por primera vez, las 13 toneladas que aporta cada 3 o 4 meses la Cruz Roja para distribuir en el municipio, no serán suficientes. El alcalde, Martí Torres, ha firmado una provisión de fondos para que se adquieran más productos. «Nos hemos anticipado para que a ningún vecino le falte lo básico, mientras esperamos que nos den margen a los ayuntamientos para gastar nuestros remanentes».

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

josua
Hace 3 meses

Pues a quitarte el traje de cocinero camarero y poner el de albañil y pintor a arreglar y reformar los hoteles viejos de can picafort y las calles y jardines que son un desastre a preparar la proxima temporada en ver de quedarse en casa. (bueno tema de ayudas ya sabes segun de donde vienes no hace falta que te acerques a los servicios sociales de la Vila).

Valoración:18menosmas

Joan
Hace 3 meses

Tal vez el Gran Alcalde y el sub Alcalde podrían predicar con el ejemplo y rebajarse los sueldos desorbitados que tienen y que para nada están en función de su aportación y otro-si digo también la panda de asesores incompetentes que pululan por el Ayuntamiento.

Valoración:20menosmas

Mañote
Hace 3 meses

Les viene una buena a los Vileros, lo que me extraña es que está Señora sepa gestionar todo los temas,por cierto que currículum tiene en relación a sus Competencias,

Valoración:13menosmas

un Espeñol Mallorquí
Hace 3 meses

No y e dins Can Picafort nia moltisima de feine pero moltisime, domes de erregla coses y fe net, bono. Y no pal de ses seres.

Valoración:9menosmas

azrael
Hace 3 meses

Pues que se apunten a las faenas agrícolas, que falta personal. Claro que pedir es más cómodo.

Valoración:21menosmas

Ramón
Hace 3 meses

Más que contratar gente y gastar en sueldos, deberían transferir funcionarios de otros departamentos a servicios sociales. El dinero de los sueldos se necesitará para alimentos, pañales etc etc.

Valoración:21menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1