La cueva esconde también restos óseos del ‘Myotragus’. | Dr. FLORIAN HUBER

8

Situada a solo unos metros del mar en la zona de Alcanada de Alcúdia, la Font de ses Aiguades esconde a 14 metros de profundidad las claves para aclarar empíricamente uno de los secretos sobre el que los arqueólogos lanzan sus hipótesis desde hace años, el origen de los primeros pobladores de Baleares.

Un equipo liderado por Xisco Gràcia localizó y extrajo de la fuente en 1998, 189 ánforas de época romana republicana, islámica y de los siglos XVIII y XIX. 22 años después, la tecnología ha avanzado lo suficiente para ir un paso más allá.

El proyecto IASCM (Investigación arqueológica subacuática en las cuevas de Mallorca), codirigido por el arqueólogo Manel Fumás con la colaboración de la Asociación Nacional de Arquelogía Subacuática (Sonars), la empresa Submarins y la Sociedad Arqueológica Balear (SAB), estudia a fondo (sin necesidad de extraer las piezas) los orígenes de los primeros pobladores de Mallorca. En la primera campaña (en agosto de 2019) utilizaron sistemas de radiolocalización, geolocalización y fotogrametría 3D que ofrecen una nueva perspectiva global del yacimiento que oculta al menos 200 ánforas más.

El próximo mes de octubre se incorporará al equipo el americano John Kendall, uno de los mayores especialistas del mundo en fotogrametría, o lo que es lo mismo: en la obtención de imágenes, mapas y planos mediante la fotografía subacuática. «Una de las mayores dificultades técnicas a las que nos enfrentamos es que necesitamos unas condiciones estables del agua para poder apreciar al detalle las ánforas, recoger muestras de polen cerámica y huesos del yacimiento y datarlos científicamente», explica Manel Fumás.

Hipótesis

Dos son las grandes hipótesis que manejan los arqueólogos, de una parte que se trate de una fuente que abasteciera de agua dulce a las naves que cubrían las rutas marítimas entre la Península Itálica y la Península Ibérica y de otra, que la fuente sea un santuario al que se arrojaban las ánforas como homenaje a los dioses.

«Si en el futuro pudiéramos ir más allá y excavar el yacimiento podríamos llegar a saber quiénes fueron los primeros pobladores de Mallorca. La Font de Ses Aiguades es una cápsula en el tiempo, única en el Mediterráneo», dice Fumás.