Desde que se recuperó la Picarolada, ésta se ha convertido en un acto más que imprescindible en estas celebraciones. Los vecinos disfrutan de sacar a la calle los ‘picarols’ y otros elementos para, a golpe de ruido, anunciar que en pocas horas el pueblo arderá de fiesta y los ‘dimonis’ tomarán la localidad.

0

El pueblo de Capdepera está de fiesta. En las calles, en los colegios o en los centros de mayores se respira un auténtico ambiente santantonier. Este jueveses el gran día, víspera de la festividad del santo, y este miércoles el pueblo ya salió para hacer mucho ruido y anunciar que los ‘dimonis’ están a punto de tomar la calle para encender los ánimos en este Sant Antoni 2020.

Durante estos días los miembros de la Obreria han realizado diferentes visitas a las escuelas del pueblo, a las escoletes, al Institut y también al Centro de Día y la Residencia. Los más pequeños mostraron su interés por la figura del Dimoni y se atrevieron a marcarse unos bailes. El objetivo de la Obreria es, como cada año, hacer extensiva una invitación a la ciudadanía para participar de los diferentes actos festivos. Invitación que también se trasladó al alcalde de la localidad, Rafel Fernández.

Programa

La Picarolada, que se recuperó hace ya más de una década, se ha convertido en un elemento imprescindible de la fiesta. Ayer por la tarde, los vecinos sacaron los picarols y recorrieron las diferentes calles de la localidad anunciando la fiesta. La concentración tuvo lugar en la plaça de l’Orient a las 19 horas. Centenares de personas se sumaron a esta ‘sonada’ celebración.

En la casa de l’Obrer se colgó una pancarta de Sant Antoni y las celebraciones se dieron así por inauguradas. Posteriormente la comitiva festiva volvió a la plaça de l’Orient donde todo el mundo pudo reponer fuerzas con una chocolatada popular. Hubo un ‘Combat de glosadors’ a las 20:30 horas en el teatro de Capdepera.