El acto consiste en cambiar la murta de la hornacina donde está sant Antoni.

1

Son Servera ya está preparada para la fiesta de Sant Antoni 2020. El ‘canvi de murta’ frente a la casa de Joan Siulo desató la locura santantoniera. Este acto privado se ha convertido en uno de los más esperados de las celebraciones de Sant Antoni y cada año cuenta con una mayor asistencia vecinal. Hace unos años nació esta celebración como una fiesta entre vecinos y ahora congrega a centenares de personas.

Faltaba poco para las 19 horas y en la calle Major, 76 ya no cabía nadie más. Todo estaba preparado para llevar a cabo la tradición de cambiar la murta de la hornacina de Sant Antoni ubicada en la casa de Siulo que fue el Dimoni durante muchos años. No faltaron los pañuelos al cuello ni las tonades santantonieres. La banda de música de Son Servera acompañó esta celebración donde los serverins demostraron su fervor por el santo.

Coreando Visca Sant Antoni! y Visca Son Servera! los vecinos se sumaron a la fiesta. La encargada de cambiar la murta fue Aina Galmés, esposa de Siulo. Asimismo cada año se entregan una placa y en esta edición fue para Antoni Planiol, policía local que se ha jubilado por su «ayuda prestada durante muchos años en las celebraciones de Sant Antoni».

Pasado mañana, en la víspera de Sant Antoni, es cuando la gente sale a la calle a seguir a la Carrossa de Sant Antoni o a bailar y torrar junto a alguno de los foguerons. En la zona costera las celebraciones se hacen el fin de semana.